Salamanca estalla en fiestas sentada y con distancia
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

Salamanca estalla en fiestas sentada y con distancia

La ciudad inicia sus Ferias y Fiestas de pandemia con cautela, muchas medidas en actuaciones, actividades y conciertos y una alegría presente, pero contenida.

Salamanca ha arrancado este martes sus Ferias y Fiestas de septiembre, una edición muy especial tras el parón de hace un año, y que se van a celebrar en circunstancias muy particulares hasta el próximo día 15 de septiembre. El disfrute de estos días de celebración ha estado protagonizado por el inicio de los conciertos, la apertura del ferial de La Aldehuela, la programación cultural de calle y el circo, pero lo que realmente ha marcado por las medidas de pandemia que han dejado imágenes poco frecuentes de una Salamanca disfrutando de sus fiestas sentada, con distancia, sin aglomeraciones y con mascarillas.

 

El ambiente festivo se ha notado desde primer hora de la tarde en la calle. La ocasión era idónea: este miércoles es festivo en la capital y los colegios todavía no han empezado. Se ha visto gente en las terrazas y también vestidos de charros, algo que se agradece por conservar la tradición. Ambiente en Salamanca.

 

 

Con las actuales restricciones vigentes, todas las actividades han estado condicionadas tanto en aforo como en disposición. El estreno ha sido en la primera sesión del Festival de Artes de Calle, celebrado en el Patio Chico con todos los asistentes sentados tras haber logrado previamente unas invitaciones que volaron; el segundo espectáculo, inicialmente un pasacalles, tuvo que ser convertido en actuación 'de sentado' en el mismo lugar. Eso sí, lleno a rebosar en el Patio Chico. Todas las fotos del Festival.

 

Lo mismo ha ocurrido con la apertura del ferial a las 22.00 horas. Los 'cacharritos' se celebran este año en un recinto acotado, con vallas y acceso que permiten controlar la afluencia hasta un límite de asistentes al tiempo, controlando además las aglomeraciones incluso con drones. Y por supuesto con medidas de higiene y distancia y mascarilla a pesar de ser al aire libre.

 

 

A esa misma hora, Izal estrenaban el nuevo 'auditorio' de Salamanca tras convertir un campo de fútbol sin uso en 'conciertódromo' en pocas semanas. Crónica del concierto. Impresionante el escenario, que no hubiera cabido en la Plaza Mayor, y buena acústica al menos en el primer concierto y dentro del recinto... fuera es otra historia. Muchas colas para acceder, que llegaban hasta la glorieta de La Flecha, y gran cantidad de taxis pero sin problemas: seguro que más controlable que las riadas de gente para ir a un concierto en la plaza. TODAS LAS FOTOS.

 

El lugar, que sustituye este año a los indiscutibles conciertos en la Plaza Mayor, ha dado lugar a recitales de pago por primera vez en la historia reciente; Izal han llenado, pero no se puede asegurar lo mismo para varias de las fechas. De nuevo, como el resto del día, las condiciones han sido peculiares: todos sentados y con distancia, aunque había opción de entradas dobles. Y una dificultad añadida: intentar no levantarse a bailar, algo difícil con el directo de este grupo. Cosas de unas ferias que se auguran de alegría muy contenida.