Salamanca, entre las veinte ciudades de España que han generalizado el límite 30 en ciudad
Cyl dots mini

Salamanca, entre las veinte ciudades de España que han generalizado el límite 30 en ciudad

Una de las nuevas señales de límite 30 instaladas en Canalejas.

La DGT incluye Salamanca en la veintena de ciudades que han anticipado la rebaja del límite en ciudad, aunque todavía no se ha generalizado. El próximo reto, las zonas 20.

La DGT está preparando una reforma del Reglamento de Circulación para establecer como límite genérico en vía urbana los 30 km/h, solo en ciudad y en vías de un carril para cada sentido de la circulación. Sin embargo, esta es una medida que ya se está aplicando en una veintena de ciudades españolas, según la DGT, entre las que está Salamanca. El siguiente paso, la ampliación a casi toda la ciudad y las zonas 20.

 

La reducción de velocidad en calles ha sido una de las propuestas del nuevo plan de seguridad vial de Salamanca anunciado en el lejano febrero de 2017. Desde entonces ha estado entre los retos de la movilidad de la ciudad para el futuro. Los grupos políticos pidieron también que se tomara esta medida: el PSOE planteó rebajas de velocidad también en caso de episodios de contaminación y Ganemos ha pedido más límites y pasos de peatones elevados.

 

La reducción de la velocidad en Salamanca se ha ido aplicando junto a otras medidas, entre ellas estaba la instalación de más radares para controlar la velocidad. El límite 30 ya estaba vigente en algunas calles: estaban limitadas vías como Rector Esperabé o la plaza de España. Después se amplió la medida a las calles que comunican Gran Vía y el Paseo de Canalejas. El número de calles de velocidad reducida es relativamente limitado, aunque este año se han unido todas las de los entornos de los colegios, con tramos de Canalejas, de la avenida de los Cipreses...

 

En el futuro, el 80% de las calles de la ciudad deberían tener esos límites. Ya son muchas en el centro y deberán ser más en los barrios. Es imprescindible para reducir la contaminación e incorporar la bicicleta a la circulación sin que sea un riesgo.

 

Pero, ¿por qué 30? Esta velocidad garantiza la protección, en gran mayoría de casos, de los ciudadanos más vulnerables, los que se desplazan a pie, en moto o ciclomotor, en bici y, ahora también, en los llamados Vehículos de Movilidad Personal, entre los que se encuentran los patinetes eléctricos.  

 

En 2011, la OMS realizó un estudio en el que quedó demostrado que las probabilidades de morir en un atropello en ciudad se reducían cinco veces si la velocidad del vehículo era de 30 en lugar de los reglamentarios 50. También reduce el riesgo de resultar herido y rebaja el nivel de ruidos, sin aumentar la contaminación.