Salamanca, en bucle seis meses después del estado de alarma: ni Ferias, ni fiestas ni vida social

El día que se cumplen seis meses del comienzo del estado de alarma, el municipio de Salamanca vive con restricciones importantes por una fuerte oleada de casos que, todavía, no amenaza al Hospital.

Este día 14 de septiembre se cumplen seis meses desde que España decretó el estado de alarma por la crisis del coronavirus. Desde entonces, han pasado muchas cosas, pero en algunas cuestiones Salamanca está hoy por hoy como entonces... o peor.

 

En todo este tiempo, Salamanca ha acumulado 398 muertos en hospitales y 1.316 en residencias por esta enfermedad, confirmada o con sospecha; 16.678 personas han contraído la enfermedad según los casos declarados en Atención Primaria, y 2.625 todavía la tienen; 492 profesionales han enfermado por el Covid; son al menos 3.500 los fallecidos extra en la provincia de Salamanca entre marzo y julio y al menos un millar se pueden atribuir a la enfermedad. Hubo más de 1.100 entierros en las peores semanas en el Cementerio de Salamanca.

 

Además, la provincia se paró por completo con más de 21.000 personas en ERTEs y hay 3.500 parados más; se han destruido casi 2.000 empleos que todavía no se han recuperado. El estado de alarma acabó el 21 de junio, el tráfico interior ha vuelto casi al 100% durante este verano, pero no se han recuperado todas las conexiones ferroviarias. Se pusieron 1.500 multas por saltarse las normas del estado de alarma.

 

Hubo ocasión también de iniciar una desescalada que Salamanca hizo más despacio en casi toda la provincia. Para entonces la mascarilla ya era obligatoria, el 95% de los salmantinos la usa, y se habían suspendido todas las fiestas del verano. En julio el virus parecía desaparecido, pero en agosto ha regresado con un aumento de incidencia que ha obligado desde hace semanas a desandar parte del camino recorrido, y de manera especialmente severa en el municipio de la capital, que sufre grandes restricciones desde el día 3 de septiembre.

 

Las restricciones limitan la vida social y han finiquitado las 'no Ferias y Fiestas', que se han reducido a una programación online: no ha habido Feria de Día, ni conciertos ni fuegos artificiales, tampoco Mercado Medieval ni 'cacharritos' en La Aldehuela. Una situación que, a 14 de agosto, cierra un bucle en el que parece que Salamanca solo se ha movido unos pasos adelante.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: