Salamanca en 2031: 18.000 pisos pendientes de construir, 36.000 habitantes menos

Acceso Oeste a Salamanca, por el sector de La Platina, todavía en obras.

La absorción del stock de suelo y pisos llevará 14 años: hay solares para 18.000 viviendas y Salamanca perderá 36.000 habitantes para entonces.

El sector inmobiliario vive una cierta activación en Salamanca, pero no parece fácil que vaya a reverdecer viejos laureles. La venta de vivienda lleva meses apuntando al alza, igual que los visados y la construcción, aunque todavía con cautela y lejos de la locura de los años del 'boom' del ladrillo. Sin embargo, por un lado, no termina de desprenderse del 'stock' de viviendas que se construyeron en la 'burbuja' inmobiliaria, aunque está situado fuera de la capital. Y tiene especialmente un problema de exceso de suelo que choca con las proyecciones de población.

 

Según los datos del informe de stock de vivienda y suelo de Tinsa, la provincia cuenta con suelo para construir 18.176 viviendas. Es una de las provincias de interior que destacan por su cantidad de suelo finalista disponible. Según las previsiones de la sociedad de tasación, al ritmo actual de demanda de vivienda, ese volumen de suelo residencial no se agotará hasta dentro de 14 años, más allá de 2031. Hay mucho suelo disponible porque se frenó la construcción, incluso en la capital, donde el desarrollo hacia las zonas de expansión previstas en el PGOU se ha ralentizado, como el caso de La Platina.

 

Lo llamativo es que las proyecciones de población se fijan en el mismo horizonte, más allá del año 2031, para estimar cuántos habitantes tendrá la provincia. Según el INE, para entonces Salamanca habrá perdido 36.000 habitantes, justo el doble de la viviendas pendientes de construir.

 

Y eso sin contar con el 'stock' de vivienda ya construida en la crisis y que no termina de venderse. Es un problema fundamentalmente de localidades al margen de la capital, especialmente en su alfoz y allí donde se lanzaron promociones. De acuerdo a las previsiones de comercialización del stock, la absorción casi total de las viviendas ya construidas y no vendidas durante la crisis estaba prevista en el entorno del primer semestre de 2018, momento en que el stock estaría prácticamente liquidado. Sin embargo, en Salamanca no va a ser así.

 

En 2016, según el Ministerio de Fomento, Salamanca tenía un 'stock' de vivienda nueva sin vender de 3.165 unidades de las que sólo se desprendió del 5% en un año, poco más de 300. En 2011 eran 1.591, poco más de 1.500 vendidas en cinco años. En 2015, según Tinsa, el número de viviendas pendientes de vender en Salamanca era de 3.143, un 25% del parque inmobiliario, por encima de la tasa de vivienda vacía media del país.