Salamanca empieza otra semana de penitencia con los nuevos contagios en lo más alto y mirando a las cuarentenas
Cyl dots mini

Salamanca empieza otra semana de penitencia con los nuevos contagios en lo más alto y mirando a las cuarentenas

Realización de una prueba Covid auto en el centro de salud de La Alamedilla. Foto: A. Santana

La capital estará otros siete días más con restricciones a la vida social y vigilancia a los aislamientos mientras comercio, hostelería y educación se desesperan. Los datos recientes, peores que los que provocaron esta situación.

El municipio de Salamanca ha iniciado este jueves una nueva semana de restricciones a la vida social, la tercera desde que el 3 de septiembre empezó a vivir bajo la sombra del aumento de positivos por Covid y de las medidas de contención tomadas por la Junta. Las nuevas medidas ya son conocidas y limitan de manera importante la vida social porque hay límites de aforo, prohibición de reunirse más de diez personas, incluso en casas particulares, y máximos de ocupación en hostelería y terrazas. Estas son las normas.

 

La prórroga de las medidas está prevista, en principio, para una semana más, pero en realidad la situación se puede ir prolongando con esta periodicidad y hasta nueva orden mientras la situación epidemiológica no mejore, y el caso es que no mejora. Este miércoles la provincia ha marcado uno de sus datos más bajos, 49 positivos, pero la capital Garrido sigue teniendo muchos casos y el último dato global, correspondiente al 15 de septiembre, eleva los nuevos casos a 37.

 

Es una cifra baja para el nivel de las últimas semanas, pero ya ha habido otros picos inferiores: lo que hace falta es que la tendencia se mantenga y no está ocurriendo. En el último período de 7 días, del 10 al 16 de septiembre, y con datos solo hasta el 15, la capital ha sumado 304 nuevos positivos; son casi los mismos que la primera semana de restricciones, cuando se fue a 327, y en el idéntico nivel de la semana previa, 310, la que junto a la evolución todo agosto forzó la decisión. Así que ese es el listón que hay que bajar.

 

Para hacerlo, Salamanca mira a los cuarentenados y aislados. La Junta ha puesto la lupa sobre este colectivo, de número por ahora desconocido, al que se culpa de ser causante de la transmisión comunitaria. Se trataría, sobre el papel, de personas que estando pendientes de una prueba, ya con síntomas, o con una PCR positiva no hacen o no respetan escrupulosamente la cuarentena obligatoria, hoy por hoy, de 14 días.

 

Para localizarlos, el Ayuntamiento de Salamanca contará en breve con la presencia de la Policía Nacional, que apoyará a la Policía Local en labores de detección en virtud de un nuevo protocolo. Y el alcalde ha pedido una lista con el colectivo de los cuarentenados.