Salamanca empieza a vigilar los patinetes en la acera: la multa por una infracción que se ve todos los días
Cyl dots mini

Salamanca empieza a vigilar los patinetes en la acera: la multa por una infracción que se ve todos los días

Usuario de patinete por la calzada en Canalejas consultando el móvil mientras circula. Foto: A. Santana

La Policía Local lleva a cabo una campaña especial de vigilancia con la DGT como antesala de la entrada en vigor de la nueva ordenanza municipal que prohibe circular por aceras, la infracción que más se ve en Salamanca.

La Policía Local de Salamanca va a iniciar esta semana una campaña especial de vigilancia de la circulación en las aceras con patinentes y otros vehículos de movilidad personal, una infracción que ya está recogida en el reglamento de tráfico y que puede derivar en multas importantes para los usuarios. De este modo, el Ayuntamiento de Salamanca, que acaba de aprobar su nueva ordenanza sobre patinetes, se suma a la campaña de la DGT para recordar que está prohibido circular por la acera subidos en patinetes. Campaña que en la capital es una antesala de la entrada en vigor de la nueva ordenanza municipal.

 

Salamanca ha aprobado este mes de octubre su ordenanza relativa al uso de patinetes que especifica que podrán circular por carriles bici entre la capital y el alfoz y que sirve para trasponer la normativa nacional. Porque ya existe una estatal, desde hace unos meses, que trata a estos vehículos de movilidad personal como al resto de los vehículos y que fija con claridad dónde sí o dónde no pueden circular, las multas y otras infracciones sancionables. Estas son las nuevas normas y multas de los patinetes en Salamanca.

 

Esta campaña es la antesala a la próxima entrada en vigor en Salamanca de la nueva ‘Ordenanza municipal para regular la circulación de los vehículos de movilidad personal’, fruto del consenso con representantes de los municipios del alfoz con los que la ciudad está conectada a través del carril bici. En esta ordenanza se recoge que estos vehículos no pueden circular por las aceras, las zonas peatonales y las calles peatonales. En este caso los conductores deben bajarse del vehículo y transitar por ellas como peatones.

 

Desde que el pasado 2 de enero entrara en vigor el RD 970/2020 por el que se modifica el Reglamento General de Vehículos y el Reglamento General de Circulación, dos textos normativos que se aprobaron en Consejo de Ministros del 10 de noviembre de 2020, los vehículos de movilidad personal, entre los que se encuentran los patinetes, son considerados vehículos a todos los efectos por lo que sus conductores están obligados a cumplir las normas de circulación, del mismo modo que el resto de conductores de coches y motos. 

 

Eso supone que estos vehículos no pueden circular por las aceras, además de tener prohibida la circulación en vías interurbanas, travesías, autopistas, autovías o túneles urbanos. Sin embargo, es habitual ver patinetes circulando por las aceras en Salamanca, un comportamiento que es peligroso e irregular y que tiene una multa de 200 euros.

 

De igual modo, en los vehículos de movilidad personal solo puede ir una persona, además su conductor está sometido a las mismas tasas de alcohol y drogas en el organismo, y a las mismas multas, y está prohibido hacer uso de auriculares, móvil o cualquier otro dispositivo mientras se va conduciendo.

 

Dónde sí se puede

La ordenanza municipal establece que cuando existan vías ciclistas y sendas ciclables, los conductores de estos vehículos están obligados a circular por ellas y no pueden hacerlo por la calzada del tráfico rodado.

 

Si se trata de carriles bici, la velocidad máxima permitida a la que pueden circular es de 20 km/h. Mientras que esta velocidad se reduce a la mitad, es decir, a 10 km/h, en el caso de que se trate de aceras-bici y sendas ciclables.

 

Cuando no existan estas vías ciclables, los conductores deben circular por la vía urbana reservada al tráfico rodado a una velocidad máxima de 25 Km/h y no pueden hacerlo en ningún caso por travesías, vías interurbanas, autopistas, autovías y túneles urbanos.

 

A la hora de estacionar, los conductores de estos vehículos pueden utilizar los espacios destinados al aparcamiento de bicicletas, quedando prohibido amarrarlos al arbolado, farolas, semáforos, señales verticales y otros elementos del mobiliario urbano, así como en las fachadas de los edificios.