Salamanca... ¿saqueada?