Salamanca... ¿perderá hasta las letras de su nombre?