Salamanca dice adiós a 7.734 trabajadores en el último año

El último informe elaborado por Randstad señala que la provincia recibió a 13.660 trabajadores de otras zonas del país, pero dejó marchar a 21.394.

La movilidad laboral se ha convertido en una constante en España. Los trabajadores buscan nuevas oportunidades de desarrollo en su carrera profesional en otras provincias del país o, incluso, en el extranjero. Pero, ¿cuántas personas han llegado a Salamanca para trabajar y cuántas se han visto obligadas a marcharse?

 

Los datos del último informe elaborado por Randstad revelan que la provincia de Salamanca presenta un índice muy negativo en este apartado. Tal es así que en el último año, 13.660 trabajadores llegaron a la provincia porque encontraron un empleo, mientras que la friolera de 21.394 personas se marcharon a otra provincia del país para continuar con su carrera profesional. O lo que es lo mismo, 7.734 trabajadores dijeron adiós a Salamanca.

 

Por provincias, Cuenca, Toledo, Huesca, Lleida, Guadalajara y La Rioja son las únicas regiones que alcanzan una tasa de movilidad superior al 25%. Mientras que con las menores cifras, por debajo de los dos dígitos, se sitúan Badajoz, Barcelona, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife.

 

En el caso de las provincias castellanas y leonesas, Ávila (21,2%), Segovia (19,4%) y Zamora (18,5%) son las que registran las tasas de movilidad más elevadas. Soria (16,9%), Comunidades Autónomas Tasa de movilidad 2017 Castilla-La Mancha 25,8% La Rioja 24,8% Castilla y León 16,2% Murcia 15,3% Aragón 15,0% Euskadi 14,5% Madrid 14,3% Comunitat Valenciana 14,0%, 13,6% Andalucía 13,6% Navarra 13,6% Baleares 12,7% Galicia 12,4% Catalunya 11,5% Extremadura 10,6% Cantabria 10,3% Asturias 8,2% Canarias 6,0% Palencia (15,7%) y Burgos (15,3%) se sitúan a continuación, mientras que León (15%), Salamanca (14,6%) y Valladolid (14,3%) son las que cuentan con la tasa más baja.

 

Palencia, Soria y Segovia, únicas provincias castellanoleonesas receptoras El análisis llevado a cabo por Randstad diferencia entre dos tipos de regiones o provincias, las receptoras y las emisoras. Las receptoras son aquellas que reciben más profesionales de los que se marchan a trabajar a otra provincia; mientras que las emisoras son aquellas regiones de las que salen más trabajadores de los que entran. Actualmente, las principales provincias receptoras de empleados son Madrid y Barcelona, con un saldo positivo de 233.810 y 85.920 trabajadores, respectivamente.

 

Le siguen Baleares (56.483), Murcia (45.393) y Álava (24.313). En España hay diecisiete provincias receptoras. En el caso de Castilla y León, Palencia, Soria y Segovia son las únicas provincias receptoras, con 3.597, 1.402 y 1.086 contratos, respectivamente. En el lado contrario, se sitúan Cádiz y Toledo, con saldos negativos de 68.726 y 43.960 trabajadores, respectivamente. A continuación se sitúan Alicante (37.897), Sevilla (31.876) y Córdoba (31.198).

 

Además, el análisis realizado por Randstad pone de manifiesto que los contratos que implican la movilidad del profesional a otra provincia han registrado la cifra más alta durante el último año. En concreto, durante el pasado ejercicio, se formalizaron 2.914.055 contrataciones que conllevaron desplazamiento del trabajador a otra región, un 10,9% más que durante 2016, cuando se registraron 2.627.075 contratos, y el doble que en 2001, la cifra más baja del periodo analizado (1.461.057 contratos).

 

En el caso de Castilla y León, en el último año se han registrado 170.599 contratos que han implicado la salida del profesional a otra provincia para desarrollar su actividad, un 5,7% más que la cifra registrada en el año anterior, cuando se firmaron 161.413. En cuanto a la tasa de movilidad, en Castilla y León el 16,2% de los contratos implican desplazamiento del trabajador, 2,6 puntos porcentuales más que la tasa nacional.

 

A nivel nacional, cuando se analiza la serie histórica, Randstad detecta que 2001 y 2002 fueron los únicos años con menos de 1,5 millones de contratos de movilidad. A partir de 2002, hasta 2007, este tipo de contratos se incrementaron hasta los 2,28 millones. La crisis económica redujo el volumen de contratos de movilidad (medio millón de contratos menos entre 2007 y 2009), situándose en el entorno de los 1,7 millones entre 2009 y 2013. A partir de entonces, los contratos han crecido de manera consecutiva hasta registrar la tasa más elevada de la serie histórica durante este ejercicio, con más de 2,9 millones.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: