Salamanca derriba los 'muros' del río Tormes y la vía del tren a base de nuevos puentes y pasarelas
Cyl dots mini

Salamanca derriba los 'muros' del río Tormes y la vía del tren a base de nuevos puentes y pasarelas

Cinco pasarelas y el arreglo de algunos pasos del tren permeabilizarán dos obstáculos, el río y la vía del tren, que parten algunas zonas de la ciudad. La inversión será de 2,5 millones de euros.

El río Tormes y las vías del tren han sido durante años obstáculos que separaban algunos barrios de Salamanca, complicando la comunicación e incluso la expansión de la ciudad a medida que iba creciendo su urbanismo. El cauce del río capitalino y el trazado ferroviario han estado siempre presentes en el mapa de Salamanca, pero antes de que acabe 2020 cruzarlos será más fácil. Será entonces cuando termine el desarrollo de un plan anunciado hace meses y que ha empezado a concretarse con las primeras actuaciones.

 

Se trata de la construcción de las pasarelas sobre las vías del tren en Chamberí y de un nuevo paso sobre el río Tormes entre Huerta Otea y Tejares, tres obras que forman parte de un compendio que costará unos 2,5 millones de euros y que totaliza cinco actuaciones.

 

El último proyecto en conocerse ha sido el de la pasarela peatonal y ciclista sobre el Tormes, un espectacular puente que sumará otro paso sobre el río a la extensa lista de los puentes, viaductos y pasarelas sobre el río salmantino. El proyecto de la pasarela llega este martes a comisión informativa para su aprobación y, una vez se adjudique, estará listo en cuestión de un año. La nueva pasarela, que dispondrá de alumbrado con tecnología led, tendrá 5 metros de anchura y dos vías, de 2,5 metros cada una, para uso peatonal y ciclista.

 

A principios del verano se completó el mismo proceso con dos pasarelas que forman parte del programa anunciado en junio de 2018 para mejorar cuatro puntos de paso entre barrios y para construir un nuevo puente peatonal y ciclista, el proyecto más ambicioso de los previstos. Servirá de conexión entre los barrios de Huerta Otea en la margen derecha, y de Tejares y Chamberí en la izquierda. Se va a mejorar la conexión entre barrios transtormesinos, ampliando los pasos viarios existentes actualmente sobre el ferrocarril. Concretamente, se ampliarán los de las calles San Ildefonso y Avena, proyectos que ya están en marcha y con los que empieza a salvarse el obstáculo entre barrios.

 

También se van a mejorar dos pasarelas existentes sobre el río Tormes. Por un lado, la pasarela que contiene la tubería de impulsión de aguas residuales de la margen izquierda, situada entre el barrio de Tejares y El Marín, que se acondicionará para uso peatonal y ciclista, adecuando los pavimentos de la pasarela y de las rampas de acceso para cada uso específico y renovando la instalación de alumbrado. Por otro lado, también se actuará en la pasarela que contiene la antigua tubería de impulsión de aguas residuales en la margen izquierda, ahora fuera de uso. Se construirá un nuevo tablero sobre la pasarela existente de 2,50 metros, sustituyendo al actual de apenas un metro de anchura.  Igualmente contará con alumbrado led.

 

La actuación también incluye la construcción de los accesos para conectar con la red de senderos peatonales y carriles ciclistas previstos en ambas márgenes del río así como el viario existente, especialmente por la margen izquierda que será el de mayor longitud, para enlazar con el Paseo Lunes de Aguas.

 

 

Y también la electrificación

 

Adif ha licitado por 6,6 millones la adecuación de gálibos para electrificar el tramo Salamanca-Fuentes de Oñoro: hay que adaptar varios pasos en el municipio de Salamanca y la provincia. Los trabajos que se van a ejecutar son de dos tipos, consistentes en el rebaje de plataforma y en la construcción de nuevas estructuras dentro del tramo ferroviario por la provincia de Salamanca. En concreto, según la licitación, las obras hechas públicas afectarán a seis pasos superiores en la ciudad de Salamanca, uno en el término de Carpio de Azaba y otro en el de Fuentes de Oñoro.

 

Esto va a afectar directamente al actual andén del apeadero de La Alamedilla, punto de acceso de muchos trenes al centro de Salamanca, que tendrá que ser demolido como parte de la adaptación de la línea Salamanca-Fuentes de Oñoro, que todavía está sin adjudicar. Será la actuación más importante del destrozo notable que va a provocar la adaptación de alturas de varios pasos sobre la línea ferroviaria.

 

Las obras van a afectar a un doble paso bajo la avenida de Carbajosa y la antigua carretera de acceso a la localidad, donde habrá que rebajar la plataforma. Será la actuación más sencilla de todas las previstas que requieren obra.

 

El siguiente es el paso abovedado que soporta la avenida Saavedra y Fajardo, la de salida de Salamanca hacia Béjar. Allí no hay posibilidad de rebajar la plataforma y habrá que hacer una estructura nueva, tipo pérgola, en el mismo lugar. La construcción de esta estructura supone el corte total de la vía actual por lo que se han habilitado otros itinerarios alternativos. Además, hay que demoler el paso.

 

 

El siguiente es el paso construído en piedra que soporta el tráfico de Cordel de Merinas. No se puede hacer rebaje de plataforma porque haría falta un metro y no es posible, y se ha proyectado la construcción de una nueva estructura de tablero prefabricado en la situación actual. Esta actuación obligará al corte del tráfico viario por lo que se han propuesto itinerarios alternativos. También habrá que demoler la estructura actual.

 

En una zona agraria exterior al área urbanística de influencia de la ciudad de Salamanca se encuentra otro paso con paramento inferior abovedado ejecutado con dovelas de mampostería. No es posible rebajar plataforma de vía porque es difícil excavar: está en una zona de pizarra. Se hará una nueva estructura en el lugar de la actual, que se demolerá.