Salamanca cuenta los días para una reapertura que la aislará y con una futura 'tercera ola' en el horizonte
Cyl dots mini

Salamanca cuenta los días para una reapertura que la aislará y con una futura 'tercera ola' en el horizonte

La provincia cumple y baja de los 400 nuevos casos por 100.000 habitantes, aunque el 'semáforo' sigue en alto riesgo. Casi confirmada apertura de bares, centros comerciales y gimnasios, con limitaciones, y confinamiento perimetral de la provincia.

Salamanca está lista para recuperar bares, centros comerciales y gimnasio, las actividades que tuvieron que cerrar el pasado 6 de noviembre por la alta incidencia de contagios de Covid-19 y que ahora podrán reabrir. Tras casi cuatro semanas de lenta evolución a la baja, la provincia está lista para empezar su segunda desescalada, de nuevo desde las mayores restricciones, y esta vez con una importante contrapartida y con la duda sobre si no se estará larvando una futura tercera ola.

 

Hace casi un mes, Salamanca y Castilla y León al completo empezaban una nueva desescalada desde lo más alto de las restricciones. La Junta decidía clausurar la hostelería, los centros comerciales y los centros deportivos para frenar el avance de los contagios. El cierre no tenía fecha, pero el 25 de noviembre se abría una ventana: la Junta permitiría reabrir la actividad cerrada en aquellos sitios que bajaran de los 400 casos por 100.000 habitantes. Tras unas semanas de buena evolución, en los que bajó de los 1.072 del primer 'semáforo' a los más de 500 de hace una semana, la provincia tenía una semana para dar ese último paso y rebajar el umbral. Lo ha conseguido y desde este domingo, y reiterado el lunes, la Junta cuenta con que podrá abrir el 4 de diciembre.

 

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, confirmaba este lunes por la mañana que Salamanca ha bajado de los 400 casos por 100.000 habitantes, y que estaba en disposición de abrir. El dato complementa la afirmación este lunes del vicepresidente Igea que ha asegurado que la provincia podrá reabrir sus bares y restaurantes a partir de este viernes, día 4 de diciembre. El vicepresidente ya puso este domingo como ejemplo la evolución de Salamanca. Evolución que da lugar a un nuevo escenario.

 

Tras la primera desescalada, las restricciones de septiembre, el cierre perimetral de la ciudad, el de Castilla y León y el cierre de actividades, Salamanca afronta ahora una nueva situación en la que podrá reabrir bares y restaurantes, gimnasios y centros comerciales, pero la noticia es buena solo a medias. Lo es, por supuesto, para actividades que se han visto cerradas y sin ayudas operativas, pero que van a tener que seguir con restricciones. Porque la apertura tiene condiciones: hay tope de aforos y medidas que cumplir.

 

Pero la mayor contrapartida es el confinamiento de facto que supone. Tal y como explicó la Junta en su día, las provincias que pasen a niveles inferiores de restricciones o gravedad no tendrán comunicación con las que estén en niveles diferentes. Así, no se podrá entrar o salir de Salamanca, salvo para ir a las otras provincias en su nivel, hoy por hoy, Ávila y Segovia. Para el resto, cierre.

 

El motivo es proteger a la población de estas zonas con mejor evolución de las que están peor, y en Castilla y León hay varias provincias con índices muy elevados. De hecho, se hará con precaución porque los datos siguen siendo malos: solo hay que ver la tabla del 'semáforo' de Salamanca, con buena parte de sus indicadores en el riesgo más alto todavía, porque para bajar de nivel en la incidencia tendríamos que estar por debajo de 250 casos. El umbral de 400 es solo para relajar las restricciones más severas.

Comentarios

La del millon 01/12/2020 08:59 #1
La pregunta del millón. Se constata que con el cierre de hostelería y gimnasios, los índices han caído palpablemente. Entonces, no se mantienen los argumentos de los que dicen no ser elementos de contagio y, desafortunadamente, para ese sector, parece que no es en los domicilios donde se contagia la gente sino más bien que a casa llega el virus después de unas copitas en ocio nocturno. Por tanto, levantar la mano nos traerá a TODOS una nueva andanada con toda probabilidad. Ahora que conocemos todo esto, ¿quien va a asumir la responsabilidad?.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: