Salamanca cuelga el cartel de lleno hasta la bandera en una Semana Santa redonda

Calles, restaurantes, terrazas y procesiones, hasta la bandera en la Semana Santa de Salamanca (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Ocupación hotelera al límite, restaurantes y cafeterías llenos, calles repletas de turistas, cielo despejado que ha acompañado a todas y cada una de las procesiones y ni un incidente. La Semana Santa 2017 ha resultado redonda en Salamanca. 

No se puede dar un paso. Esa frase se ha escuchado a diestro y siniestro durante estos días por muchas calles de Salamanca, fundamentalmente las más céntricas, que han vivido una Semana Santa intensa, tanto en lo religioso como en lo turístico. El buen tiempo ha acompañado y se ha notado.

 

Si durante la Semana Santa de 2016 se habló de una ocupación hotelera de un 80%, en este 2017 fuentes del sector hablan de récord, con una ocupación que puede haber superado el 90% en hoteles y alojamientos turísticos con un gasto medio que superaría los 122 euros de hace un año.

 

Cada vez es más habitual recurrir a plataformas online para buscar y comparar alojamientos y conseguir los mejores precios. La plataforma de ahorro online Cuponation.es ha analizado la popularidad online de las 23 ciudades con fiestas de Semana Santa reconocidas como de interés turístico nacional y Salamanca ocupa el séptimo lugar por detrás de Sevilla, Granada, Zamora, Valladolid, Zaragoza y Cartagena. 

 

Beneficiada también la restauración y es que desde el pasado miércoles encontrar un hueco para comer o para cenar no ha sido fácil ni dentro de los locales ni en las terrazas repartidas por todo el centro de la capital. 

 

Además ha sido una Semana Santa propicia para los desfiles procesionales ya que por primera vez en los últimos años ninguno de ellos se ha visto condicionado por inclemencias meteorológicas y por ello se han visto acompañadas incluso por más público del habitual. Todas las procesiones desde el Domingo de Ramos han partido tal y como estaba previsto en los horarios oficiales y tan sólo durante la jornada del Jueves Santo cayeron unas gotas de lluvia pero fue un chubasco tan breve que no se dudó de la salida de ninguno de los desfiles.