Salamanca convertirá en un gran corredor verde la Vía de la Plata de norte a sur de la ciudad
Cyl dots mini

Salamanca convertirá en un gran corredor verde la Vía de la Plata de norte a sur de la ciudad

El proyecto Life cuenta con una inversión de tres millones de euros y actuará en un total de 11 kilómetros en seis zonas diferentes de la capital.

Proyecto Life Vía de la Plata Salamanca (Fotos: Ayuntamiento de Salamanca)
Ver album

Salamanca transformará el tramo de la Vía de la Plata que atraviesa la ciudad en un gran corredor verde de norte a sur. Un proyecto que han presentado este martes el alcade de la ciudad, Carlos García Carbayo, y el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, y que supondrá "transformar la ciudad para tener un futuro centrado en la sostenibilidad para atraer nuevas inversiones y fondos europeos".

 

Así, el proyecto Life Vía de la Plata supondrá una inversión de tres millones de euros, de los que el 55% serán fondos de la Unión Europea después de que este proyecto haya sido uno de los 15 seleccionados por las Comisión Europea de entre los más de sesenta presentados. 

 

Con esta inversión se actuará en un total de 11 kilómetros de la Vía de la Plata a su paso por la ciudad y que supondrá la plantación de más de 4.500 árboles, 107.000 arbustos, 156 nidos para aves y muros verdes. "Se trabajará en cuatro aspectos fundamentales como son la flora, la fauna, el agua y el patrimonio", ha apuntado el regidor salmantino. En total, se actuará en una superficie de más de 261 hectáreas divididas en seis zonas "con características urbanas y mediomabientales diferentes".

 

El proyecto actuará de norte a sur de la ciudad, comenzará en el paraje de Las Galanas para atravesar el centro de la ciudad, el Puente Romano hasta llegar al término municipal de Arapiles. Las primeras zonas en las que se actuará será en la zona del camino rústico Las Galanas y en el entorno del Puente Romano, ya que "esta zona del puente necesita la autorización de la CHD y queremos comenzar con los trámites para no retrasar las obras". 

 

Carlos García Carbayo y Ricardo Rivero (Foto: I. A.)

 

La primera zona abarca el camino rústico en Las Galanas y el sector Botijas (1.067 metros); la segunda zona comprende la calle de las Hermanas Fidalgo Morales, Gran Capitán, el Paseo del Doctor Torres Villarroel y la Puerta de Zamora (1.518 metros), la tercera zona abarca la calle Zamora, calle San Pablo y Paseo de San Gregorio (1.479 metros), la cuarta zona transcurre por el Puente Romano, el parque Elio Antonio de Nebrija y el parque Miguel Delibes (679 metros), la quinta zona recorre la vaguada del arroyo Zurguén (1.681 metros) y la sexta zona comprende el sector Los Claudios, la conexión con la Red Natura 2000 a través del Cordel de Miranda y los corredores secundarios hasta el término municipal de Arapiles en La Pinilla (4.837 metros).

 

"Se trata de transformar parajes de secano y urbanos en un corredor verde para lograr una mejor conservación de la naturaleza y los ecosistemas, lo que supondrá una mejor calidad de vida y la creación de puestos de trabajo vinculados al medio ambiente", ha explicado Carbayo. Además, se probará una experiencia piloto a través de estaciones de monitorización basadas en sensores tecnológicos e inteligencia artificial para aportar datos, correlaciones, previsiones y recomendaciones frente a eventos y escenarios actuales y futuros en torno a la calidad del aire y usos del suelo, entre otros parámetros.

 

El proyecto tendrá un plazo de ejecución de 40 meses y el objetivo municipal es que en septiembre puedan comenzar los trabajos preparatorios y la recogida de datos previos para que en enero del próximo año pueda empezar la redacción y licitación del proyecto. Además, también actuará en el centro de la ciudad en calles como Gran Capitán, Torres Villarroel, Zamora, Toro o San Gregorio con la plantación de nuevos árboles y arbustos, lo que supondrá la eliminación de alrededor de 100 plazas de aparcamiento. "Se trata de llevar zonas verdes a zonas urbanas sin vegetación", ha asegurado Carbayo.

 

Por su parte, el rector de la USAL, Ricardo Rivero, ha resaltado la importancia de este proyecto para hacer de Salamanca "una ciudad sabia y sostenible", ya que es un proyecto "que va en la línea de las mejores políticas europeas". "Salamanca va a ser una ciudad sostenible y comprometida con el entorno y la salud de las personas", algo que para el rector es "fundamental en estos tiempos porque entre todos vamos a conseguir que sigan viniendo estudiantes".

 

El proyecto cuenta con la participación del Departamento de Geología de la USAL y de varios grupos de investigación para "tener todo el talento de la Universidad de Salamanca volcado en esta transformación sostenible de la ciudad de Salamanca".