Salamanca contará con un nuevo circuito de motocross en Palacios del Arzobispo

Imagen de archivo de un motorista. ARCHIVO

La Junta de Castilla y León ha dado el visto bueno al informe sobre el impacto medioambiental para la construcción de este circuito sobre una parcela de más de 14 hectáreas.

Los amantes al mundo del motor están de enhorabuena, porque Salamanca sumará a su lista un nuevo circuito de motrocross en la localidad de Palacios del Arzobispo, ubicada en la comarca de Ledesma, a poco más de 30 kilómetros de la capital.

 

Y es que, la Junta de Castilla y León ha dado el visto bueno al informe medioambiental y, por tanto, vía libre para la construcción de esta pista deportiva en una parcela de 14 hectáreas, si bien el proyecto en cuestión ocupa solo 3,5.

 

Así aparece publicado en la Resolución Oficial del Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), que revela además que "aprovechando la topografía del terreno se ha diseñado un circuito sin asfaltar, con tramos de subidas y bajadas, curvas y montículos, área de recepción de participantes y señalización".

 

Asimismo, y según el documento oficial, el acceso a la instalación se realizará por el camino de la Vega del Regato que arranca en la carretera SA-CV-143 y conduce hasta el propio circuito. La distancia al casco urbano de Palacios de Arzobispo es de 1.700 metros, siendo la distancia a la vivienda más cercana de 1.040.

 

El trazado de la pista se realizará prácticamente en su totalidad con la utilización de una excavadora mixta retro articulada para la modelación de los montículos y de los peraltes en caso de ser necesarios. La pista de carreras y pruebas de motocross dispondrá de un trazado entre 1.500 metros y 1.750 metros de cuerda, con una anchura mínima de 5 metros, intentando mantener en el máximo recorrido posible una anchura de 8. En caso de asistencia de público al recinto se demarcaría la pista de manera temporal con estacas de madera y balizamiento de color naranja.

 

En el acceso a las instalaciones habrá una zona dedicada al aparcamiento de coches de unos 5.000 metros cuadrados de superficie. Dicho aparcamiento no estará asfaltado, por lo que se asentará directamente sobre la superficie natural de la parcela, sin ser necesaria ninguna obra ya que el terreno ya se encuentra aplanado, compactado y libre de vegetación.