Salamanca cierra el Festival de Luz y Vanguardias iluminada con el mejor arte
Cyl dots mini

Salamanca cierra el Festival de Luz y Vanguardias iluminada con el mejor arte

Ver album

Los monumentos históricos de la ciudad volvieron a ser el mejor lienzo en el que los artistas mostraron sus obras más vanguardistas. Salamanca ya espera la próxima edición.

Un adiós por todo lo alto. El Festival de Luz y Vanguardias se ha despedido de Salamanca iluminando con el mejor arte todos y cada uno de los monumentos que 'decoran' la capital a ritmo de vanguardia. Y lo ha hecho por tercer año consecutivo en un espectáculo de luz y color que ha llevado a las calles a miles de salmantinos.

 

Un total de 29 artistas y estudios de España, Hungría, Italia, Rumanía, Austria, Tailandia, Canadá, México y Colombia compitieron por el premio absoluto (15.000 euros) y por el especial que concede el Ayuntamiento (5.000 euros) con motivo del 800 aniversario de la Universidad de Salamanca.

 

La Casa de las Conchas volvió a acoger al talento joven de la Universidad de Salamanca y de la Universidad Pontificia. Así, 52 estudiantes de Bellas Artes y de Comunicación Audiovisual presentaron 35 propuestas con todo tipo de temáticas y técnicas sobre la icónica fachada.

 

El resto de monumentos históricos acogieron la obra de los cuatro artistas internacionales invitados. El artista escocés-finlandés Charles Sandison transformó el exterior de la Catedral Nueva con 'Ouroboros, 2018', un trabajo que combina algoritmos de vida artificial generada por ordenador con conceptos de alquimia medieval para representar mediante luz, símbolos y números el mito del eterno retorno.

 

Sobre la portada del edificio histórico de la Universidad de Salamanca, la creadora hispano-mexicana Darya von Berner, planteó con 'Veravenus' una reflexión sobre la presencia de la mujer en la representación artística. El público tuvo que buscar las "escasas figuras femeninas" que decoran la fachada plateresca y tendrá ocasión de hacerse un 'selfie' con "Venus Genetrix, la diosa madre".

 

El galardonado artista vallisoletano Eugenio Ampudia, dispuso del exterior del Convento de San Esteban, para presentar 'La realidad no es imprescindible', una obra en la que las nubes que preceden a un huracán plantean una reflexión sobre el miedo a la pérdida y las maneras de enfrentarlo.

 

Un nuevo espacio en el festival, el recientemente restaurado Palacio de Monterrey, sirvió de lienzo para el creador cántabro Juan López que presenta 'VTR', una obra en la que explora la relación entre arquitectura y escritura tomando como punto de partida un elemento muy característico de la ciudad y de su historia, los vítores que pintaban los estudiantes al doctorarse.