Salamanca CF UDS, un banquillo demasiado caliente
Cyl dots mini

Salamanca CF UDS, un banquillo demasiado caliente

José Luis Trejo, su ayudante Roberto Dueñas y los miembros de la dirección deportiva del club (Foto: Teresa Sánchez)

José Luis Trejo no puede entrenar al Salamanca CF UDS que busca a contrarreloj soluciones. Todo parece pasar por escoger nuevo técnico en lo que supondría otro nuevo cambio en un banquillo demasiado caliente en los pocos años de vida de la entidad. 

Si lo que necesita cualquier proyecto deportivo para ir a más es estabilidad, el Salamanca CF UDS deberá buscar otros cimientos para construir su crecimiento porque esa si algo le ha perseguido en sus pocos años de historia es esa falta de seguridad y no hace falta ir más allá de su banquillo para comprobarlo. 

 

Al final, si como todo parece indicar José Luis Trejo no puede sentarse como entrenador en el banquillo del Salamanca CF UDS debido a que no lo permite la normativa, será la tercera temporada consecutiva en la que el club se verá obligado a dar un golpe de timón y habrá cambio en el entrenador inicialmente elegido para liderar el proyecto. 

 

Los problemas se han sucedido bien porque no había confianza lo que se fichaba desde el primer momento, porque los resultados no respondían a las expectativas, porque la división interna que hubo en los despachos acabó salpicando directamente a los técnicos o porque, como en este caso, el desconocimiento o la mala interpretación de la normativa han llevado a la más absoluta incertidumbre. 

 

Los vaivenes comenzaron en el tercer año de vida de la entidad, en la campaña 2017-2018, con el equipo en Tercera División. Un año en el que se llegaron a ver tres caras distintas, en cuatro etapas, al frente del equipo porque a la destitución de María Hernández en la jornada siete de Liga, le siguió la de Ramón Calderé al que suplió de manera definitiva Pablo Cortés, que ya había estado de forma interina en el intervalo desde el despido de María y la contratación de su sucesor.

 

Eso sí pese a todos esos bandazos el equipo consiguió el ascenso y pese a lo que podría llegar a pensarse no se confió el equipo en Segunda B al técnico que lo hizo ascender -al que se envió al filial-, y se optó por la contratación de José Miguel Campos que duró exactamente seis jornadas. Víctima de un comienzo de Liga irregular pero sobre todo de la 'guerra de poder' establecida en los despachos, se convertía en uno de los primeros entrenadores de ser despedidos de la temporada y finalmente, tras varios días de dudas, se optó por el fichaje de Antonio Calderón que consiguió acabar la temporada pese a que hubo hasta dos amagos de despido. 

 

Con un panorama así estaba claro que no iba a seguir al frente del equipo y una vez que Manuel Lovato asumió todo el poder de decisión en el área deportiva situando a sus hombres de confianza fue cuando apuntó a la incorporación de un técnico foráneo y finalmente se anunció la contratación del técnico mexicano José Luis Trejo. Su contratación se anunció hace menos de dos meses y parece improbable que pueda sentarse en un banquillo que, por una u otra razón, es demasiado caliente para encontrar inquilino estable. 

Noticias relacionadas