Salamanca 'celebra' a Cervantes desde un nuevo rincón con encanto
Cyl dots mini

Salamanca 'celebra' a Cervantes desde un nuevo rincón con encanto

La ciudad recupera un muro entre el Corrillo y la Plaza Mayor para rendir homenaje a Cervantes con una de sus citas más celebradas sobre Salamanca.

Un dibujo y una inscripción en 'sangre de toro' con una de las frases más celebradas sobre Salamanca. La ciudad le hace así un nuevo homenaje al universal Miguel de Cervantes, con una sencilla intervención que, de paso, ha logrado recuperar un rincón de la plaza del Corrilo que goza de una de las mejores vistas hacia la Plaza Mayor.

 

La actuación ha convertido este lugar en un rincón con encanto que, seguramente, será objeto de muchas fotos de los turistas en uno de los puntos más concurridos de la ciudad. El lugar elegido estuvo ocupado durante muchos años por un pequeño kiosko, que fue retirado en julio de 2015. También ha sido el emplazamiento escogido por un caricaturista. Desde que se quitó la estructura, el consistorio tenía planes para ese rincón que se concretaron en este homenaje a Cervantes que se quería haber tenido listo para el IV Centenario del escritor, en 2016. No pudo ser por discrepancias con Patrimonio sobre lo que se debía hacer. Al acto han acudido el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, y los concejales de Fomento y Cultura.

 

Al final, la fórmula escogida es muy sencilla, pero al tiempo está bien resuelta. El texto es una cita de su obra 'La tía fingida'. Es aquel en la que se describe una Salamanca "madre de las ciencias" famosa ya en tiempo del inmortal autor por la vida que le daban sus estudiantes. Es esta:

 

"Advierte, hija mía, que estás en Salamanca, que es llamada en todo el mundo madre de las ciencias, archivo de las habilidades, tesorera de los buenos ingenios y que de ordinario cursan en ella y habitan diez ó doce mil estudiantes, gente moza, antojadiza, arrojada, libre, aficionada, gastadora, discreta, diabólica y de humor".

 

Se ha pintado con una letra de trazos similares a los de los célebres 'vitor' univeristarios, que se acompaña de un dibujo con la estampa clásica del autor que hemos visto en tantos libros. Se remata con una rúbrica del literato. Todo, en el color rojo sangre de toro característico de muchas inscripciones del casco histórico.

 

Con esta inscripción, Salamanca sumará así otro reconocimiento a Miguel Cervantes, que ya tiene un medallón con su efigie en la plaza Mayor, realizado por el escultor salmantino Agustín Casillas, así como una calle que lleva su nombre en el casco histórico y una inscripción que recuerda el IV Centenario de la publicación de El Quijote.

 

Además, en los muros del edificio histórico de la Universidad de Salamanca que dan a la calle Benedicto XVI y que acogen dicha inscripción, pregona también incansable desde hace cien años la conocida frase, de 'El Licenciado Vidriera', "Salamanca, que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado"