Salamanca, candidata a reabrir sus bares y obligada a 'correr': la incidencia baja pero muy despacio
Cyl dots mini

Salamanca, candidata a reabrir sus bares y obligada a 'correr': la incidencia baja pero muy despacio

La Junta abrirá la mano a partir del 3 de diciembre donde se baje de los 400 casos, pero no en las provincias que estén peor. Salamanca es candidata a abrir sus bares, pero lo hará al límite: al ritmo actual necesitaría seis días para bajar al nivel que se pide.

Salamanca está para abrir sus bares, pero no se puede relajar ni un poco. La fecha marcada en rojo, el 3 de diciembre, a partir de la cual la Junta tiene previsto reabrir las actividades pero solo en aquellos lugares que cumplan un requisito: bajar de los 400 casos por 100.000 habitantes de incidencia. Este es uno de los indicadores del 'semáforo' Covid, puede que el de referencia, y la realidad es que Salamanca es desde ya candidata a conseguirlo, pero tendrá que 'espabilar' para no quedarse en el vagón de las que no pasen el corte, que también lo habrá.

 

Según los planes de la Junta, las actividades cerradas a principios de noviembre podrían regresar a partir del 4 de diciembre; hasta nueva decisión, se mantendrán el confinamiento perimetral y el toque de queda, pero hostelería, centros comerciales y centros deportivos podrán abrir. Eso sí, será imprescindible demostrar una mejoría en los indicadores. De hecho, la Junta ha deslizado que la apertura podría ser solo para los territorios que mejoren y ha abierto la puerta a que se haga una perimetración por provincias e incluso municipios que no bajen de niveles.

 

Y, ¿cuál es el umbral? Los 400 casos nuevos por 100.000 habitantes a 14 días, el indicador de referencia. A día de hoy, Salamanca como provincia está en 554 y tiene nueve días para dar el nivel; en realidad son menos porque la evaluación para decidir será antes del día 3 de diciembre. La tendencia es buena, con pocos casos diarios (66 este martes) y reducción de la incidencia. Al ritmo que lleva, lo puede conseguir, pero no es seguro: el 'semáforo' confirma que la mejoría es muy lenta. De hecho, con la evolución de este martes, 25 casos menos, necesitaría una semana para alcanzar los 400 siempre y cuando no haya repuntes o estancamientos.

 

"Yo sé que todos tenemos prisa, yo también, pero no podemos tomar decisiones que nos hagan ir para atrás porque sería muy lamentable", ha explicado la consejera Verónica Casado que ha reconocido que todavía no tienen claro cómo se va a hacer la reapertura de los bares, ni en fecha ni en condiciones. "Si los indicadores mejoran, hay un nivel de alerta con medidas excepcionales y si se consigue una incidencia por debajo de 400 y por lo tanto de 200 a 7 días se pueden valorar esos niveles excepcionales y volver a nivel 4 previo" al máximo.

 

De 250 a 400

La consejera se refiere a la incidencia a 14 días, el número de nuevos casos que se registran. Según la tabla del 'semáforo', hay que bajar de 250 para entrar en el tercer nivel de riesgo, pero la Junta ha activado la posibilidad de relajar las medidas tomadas como parte de las restricciones de nivel 4; para ello, requiere bajar de 400 casos en la incidencia, aunque en la evaluación también influirán los otros indicadores. Las restricciones se podrían levantar para quienes cumplan y mantener por provincias o municipios en caso de destacar para mal.

 

Capital y provincia, diferentes

En este aspecto, Salamanca en su conjunto no lo tiene tan favorable. La incidencia de casos sigue bajando poco a poco y los dos indicadores de pruebas diagnósticas también mejoran (son los únicos en niveles inferiores de riesgo), pero no así los indicadores de ocupación hospitalaria: ni siquiera un Hospital que se vacía sirve para cumplir. El Clínico tiene 145 pacientes (llegó a superar los 200), la de UCI se mantiene estable en 24-25, pero su ocupación está muchos puntos por encima de lo recomendable. La capital supera los 650 casos por 100.000 y es la tercera mejor de la comunidad tras Ávila y Segovia, que es la única que ya cumple (poco más de 300 tiene). Otras lo tienen más difícil: Burgos, Zamora o Valladolid rondan o superan el millar de casos, con la capital burgalesa en 1.750 este martes.

 

En cuanto a la provincia, la situación no es simétrica. Hay zonas totalmente libres de Covid y otras con muchos problemas, como la capital, con 654 casos por 100.000 habitantes; Peñaranda y Guijuelo, donde se van a hacer cribados masivos, están cerca de los 800 casos y en problemas; Béjar supera los 700; Ciudad Rodrigo está en 785... Son los que peor lo tienen. Santa Marta, por contra, está por debajo de los 400, 371 para ser exactos. Villares de la Reina está en 425 y Ledesma en 250.