Salamanca bate su récord de camareros: casi 14.000 contratos en lo que va de año

El empleo más frecuente en Salamanca está detrás de una barra: alta temporalidad en un trabajo que es el más contratado para jóvenes y mujeres.

Camarero, limpiadora de hoteles, peón de industria y vendedor de comercio. Estos son los cuatro perfiles más frecuentes de un contrato de trabajo en Salamanca, pero hay uno que reina por encima de todos y que está detrás de la barra de un bar, con la bandeja en la mano o sirviendo una mesa. El empleo de camarero es el más demandado, y el que más contratos genera en Salamanca. Es desde hace tiempo uno de los perfiles más demandados, pero su nivel está alcanzando datos históricos.

 

De hecho, en lo que va de año ha alcanzado cifras de récord. Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, esta ocupación concreta suma 13.896 contratos en la provincia sumando los dos primeros trimestres. El año pasado fueron 13.230 y en todo 2016 rondaron los 26.000, así que al término de 2018 el trabajo más contratado en Salamanca establecerá un nuevo récord. Lo peor es que se trata de un empleo con una alta temporalidad. Según el ministerio, es del 96,95%, es decir, está totalmente vinculado a las temporadas turísticas y quienes encuentran este trabajo suelen estar sometidos a un vaivén de contratos temporales.

 

Además, es un empleo transversal en el mercado laboral de Salamanca: es para el que con más frecuencia se contrata a jóvenes (4.029 firmaron durante el segundo trimestre como camareros) y a mujeres (más de 3.800), pero no extranjeros ni mayores de 45 años.

 

 

Los empleos más contratados, presa de la temporalidad

 

La situación es parecida en el resto de los trabajos en los que es más fácil obtener un contrato en Salamanca: todos superan el 80% de temporalidad. Se han firmado más de 3.600 contratos para limpieza de hoteles y otros establecimientos, con una temporalidad del 93%. Casi 2.300 de vendedores de comercio con un 84% de temporalidad. Casi 2.750 de peones de industria con un 96% de temporalidad. O 1.600 contratos de ayudante de cocina, un empleo con un 93% de temporalidad.

 

El mercado de trabajo en Salamanca está, como se ve, cada vez más acotado en un retrato robot muy concreto. El empleo que hay surge de contrataciones de corta duración, en situaciones muy coyunturales, con salarios bajos y poca exigencia de formación. Y, además, con pocas oportunidades para los jóvenes.  Actividades más primarias que llevan directos a malos trabajos y bajos sueldos.

 

Así, el sector que agrupa hostelería, comercio y servicios ha firmado 14.906 contratos, casi la mitad de los 32.000 del segundo trimestre de 2018. Buena parte de ellos engrosan los más de 17.000 contratos eventuales firmados de abril a junio.