Salamanca, azotada por rachas de viento de 75 km/h este 28 de diciembre

Viento (Foto: e. p.)

Burgos, León, Palencia y Zamora están también en alerta por rachas de hasta 95 kilómetros por hora, según la Aemet.

La Agencia de Protección Civil de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha informado de la alerta por vientos de hasta 95 kilómetros por hora este lunes, 28 de diciembre, en las provincias de Burgos, León, Palencia, Salamanca y Zamora.

  

En concreto, en Burgos se esperan vientos con rachas de hasta 90 kilómetros por hora en la Cordillera Cantábrica y hasta 80 kilómetros por hora en el Norte, según han informado a Europa Press fuentes de la Agencia de Protección Civil.

  

Por su parte, en León se esperan vientos con rachas de hasta 95 kilómetros por hora en la Cordillera Cantábrica y hasta 75 kilómetros por hora en la meseta, mientras que en Palencia se esperan vientos con rachas de hasta 95 kilómetros por hora en la Cordillera Cantábrica.

  

En Salamanca habrá vientos con rachas de hasta 75 kilómetros por horaen la meseta. Y en Zamora vientos con rachas de hasta 90 kilómetros por hora en Sanabria y de hasta 75 kilómetros por hora en la meseta.

  

Esta información se basa en las predicciones que maneja la Agencia de Protección Civil y en las de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

 

RECOMENDACIONES

  

Ante esta previsión de fuertes vientos esta entidad recomienda revisar los anclajes de los elementos fijados en el exterior del edificio, como antenas, carteles, macetas, cornisas, persianas o toldos, así como asegurar puertas y ventanas.

  

Además han aconsejado que no se salga de casa o refugio durante el vendaval por el peligro de desprendimiento de cornisas u otros materiales, y que se permanezca lejos de las ventanas con cristales, que "pueden estallar por la presión del viento exterior".

  

Asimismo, en el exterior, han recomendado no protejerse del viento en zonas próximas a muros, tapias o árboles, ni circular debajo de anuncios publicitarios o andamios.

  

Por último ha recordado que si esta situación se da en plena conducción hay que extremar las precauciones, asegurar las manos sobre el volante y reducir la velocidad. Además, han sugerido que lo mejor es no quedarse dentro del coche, y si es preciso hay que refugiarse debajo de él, no dentro.