Salamanca aumentará las multas por no recoger los excrementos de los perros

Foto: Europa Press

El PSOE plantea para la nueva ordenanza de animales de compañía el aumento de las multas por situaciones como no recoger los excrementos, maltratar animales o tenerlos en patios o balcones. Con la actual ordenanza llegaría hasta los 2,5 millones de las antiguas pesetas. Pide también un censo con ADN de los perros para poder multar a dueños que no recojan las 'cacas'.

DE LEVE A MUY GRAVE

 

A propuesta del grupo municipal socialista pasan de leve a muy grave infracciones como:

    1. El incumplimiento de protección de cuidado y vigilancia, documentación sanitaria.
    2. La tenencia de animales continuada en patios, balcones y terrazas, desprotegidos de inclemencias del tiempo. (Podrán permanecer en jardines de viviendas unifamiliares si no se producen molestias).
    3. La tenencia en obras, locales establecimientos sin vigilancia adecuada de salud y bienestar.
    4. Incumplimiento de la normativa vigente de la tenencia de animales salvajes.
    5. La no recogida inmediata de excrementos en vía pública.

Los grupos municipales llevan meses trabajando en la nueva ordenanza de animales de compañía que debe cambiar algunos criterios y también la clasificación de algunas infracciones. Desde el Grupo Socialista, la concejala Almudena Timón ha insistido en que la nueva ordenanza debe girar en torno a criterios sobre bienestar animal y actualizarse tanto en lo temporal, ya que data de 1999, como en conceptos y sanciones.

 

Entre otras cosas, el PSOE ha propuesto buscar la tasa cero en sacrificio de animales, aunque no se dispone de datos de los que se sacrifican cada año. En total, el censo indica que hay unos 14.000 perros en Salamanca.

 

Las aportaciones a la futura ordenanza se refieren al cambio de nivel de algunas de las infracciones. Así, se va a pasar de leve a grave muchas como tener animales en patios y balcones de manera permamente, en locales, en obras sin vigilancia... También pasará de leve a muy grave la no recogida de excrementos, además de los envenenamientos y el uso para peleas.

 

El cambio de nivel en la infracción por no recoger las 'cacas', de leve a muy grave, implica que las multas pasarían de entre 30 y 150 euros (25.000 pesetas según la actual ordenanza) como máximo que se imponen ahora, y la sanción será mucho más cuantiosa: según la actual ordenanza llega a los 2,5 millones de pesetas como infracción muy grave (15.000 euros). Está claro que habrá que actualizar la ordenanza no sólo en cuanto a la moneda, sino también en las cuantías, aunque al pasar de leve a muy grave la multa será en todo caso mucho mayor.

 

Además, quieren incluir un censo de ADN de los animales registrados con el objetivo de poder identificar a los dueños a partir de excrementos que queden sin recoger. El objeto último sería poder sancionar a los que incurran en infracciones. Este censo con ADN ya se ha puesto en marcha en otras ciudades, con el inconveniente del coste de las pruebas de identificación; una opción sería que las pruebas las pagaran los infractores.

 

Por último, el PSOE también considera que hay que estudiar la posibilidad de que el chip de identificación, obligatorio ahora sólo para los perros, lo sea también para los gatos. Y que se cambien algunas normas con respecto a la autorización o alimentación de las colonias de gatos vagabundos.

 

Para que esto sea realidad hace falta que se apruebe la nueva ordenanza en comisión y vaya después a pleno. Los trabajos del grupo creado para actualizar la ordenanza terminaron en abril y no se ha vuelto a hacer ningún trámite más, por lo que el PSOE exige que se apruebe 'para ya' y se proceda al cambio. El equipo de Gobierno no se ha pronunciado sobre el cambio de nivel de las infracciones y otras cuestiones planteadas por los grupos de la oposición, pero tanto PSOE como C's están decididos a hacer los cambios.