Sacyl estudia el tratamiento más adecuado para un niño ingresado en Salamanca con una enfermedad rara

La consejería de Sanidad afirma en un escrito que no se requiere ninguna autorización para el uso de medicamentos por razones vinculadas a su coste. La anomalía en cuestión es la enfermedad de Degos.

La Consejería de Sanidad estudia cuál es el tratamiento más adecuado para el niño A. M. R., que se encuentra ingresado en el Hospital Clínico Universitario de Salamanca con diagnóstico de enfermedad de Degos, informa la Junta en un comunicado.

 

Así, la Consejería quiere aclarar que en la sanidad pública de Castilla y León no se requiere ninguna autorización para el uso de medicamentos por razones vinculadas a su coste. Son los profesionales clínicos los que toman esas decisiones de acuerdo a las indicaciones establecidas por el Ministerio de Sanidad para cada uno de los medicamentos.

 

En el caso del niño A. M. R. se ha planteado una consulta sobre dos medicamentos: Eculizumab (Soliriris®), medicamento autorizado y financiado para hemoglobinuria paroxística nocturna, síndrome urémico hemolítico atípico. Se está utilizando en Castilla y León para esas indicaciones en otros casos. Y Treprostinil (Remodulin®), medicamento no comercializado en España, para uso en hipertensión pulmonar. También se utiliza en Castilla y León en casos con esa indicación.

 

Por lo tanto, cuando la utilización de un medicamento se realiza en las indicaciones establecidas para su autorización no se han producido, ni se producirán, limitaciones por su elevado coste económico. Debe tenerse en consideración que las indicaciones se establecen tras asegurar su eficacia y garantizar la seguridad de los pacientes por los importantes efectos secundarios que pueden acompañar a su uso.

 

En el caso que nos ocupa se están analizando las evidencias científicas disponibles y la experiencia existente en otros países, teniendo en cuenta que en la actualidad estos medicamentos no están indicados en esta enfermedad  de muy baja prevalencia y tenemos que garantizar la seguridad en su utilización.

 

Por tanto, no se ha denegado este tratamiento, menos aún por razones de tipo presupuestario o asociadas a su coste. De hecho, se han utilizado ambos medicamentos en los últimos años en varios  casos en los  que están indicados expresamente. El Hospital y sus profesionales tienen plena capacidad para tomar la decisión que con criterios clínicos y farmacológicos consideren necesaria teniendo en cuenta, también,  la seguridad en su uso.

Noticias relacionadas