Sacerdotes y religiosos de Salamanca piden en una carta perdón por los casos de abusos sexuales

Celebración, misa

En una carta que contiene siete puntos solicitan perdón a toda la sociedad por estos casos sexuales y afirman "sentir como propio el dolor causado".

El Consejo Presbiterial de Salamanca, entidad que representa a los sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos de la Dió­ce­sis ha remitido una carta en la que pide perdón por los casos de abusos y fija su posición. Este es el texto de la carta:

 

1º La­men­ta­mos pro­fun­da­men­te los abu­sos se­xua­les a me­no­res que al­gu­nos her­ma­nos sa­cer­do­tes ha­yan co­me­ti­do a lo lar­go de es­tos años.

 

2º Pe­di­mos per­dón por ello es­pe­cial­men­te a las víc­ti­mas que han su­fri­do en pri­me­ra per­so­na los abu­sos y han vis­to rota su vida. Tam­bién a sus fa­mi­lias y a la so­cie­dad en­te­ra. Re­co­no­ce­mos que es un es­cán­da­lo y asu­mi­mos como pro­pio el do­lor cau­sa­do y sin­ce­ra­men­te pe­di­mos per­dón. Desea­mos que nun­ca más vuel­va a su­ce­der y pe­di­mos a to­das las víc­ti­mas que de­nun­cien abier­ta y cla­ra­men­te los he­chos, que apor­ten las prue­bas co­rres­pon­dien­tes ante el juz­ga­do (ci­vil o ecle­siás­ti­co) y que no ca­llen ni guar­den si­len­cio.

 

3º Ade­más de los pro­ce­sos ci­vi­les, la Igle­sia tie­ne pro­ce­sos de es­cla­re­ci­mien­to, de en­jui­cia­mien­to y, si pro­ce­de, de con­de­na y re­pa­ra­ción de los he­chos. Los úl­ti­mos pa­pas los han po­ten­cia­do y for­ta­le­ci­do.

 

4º En nues­tra dió­ce­sis, nues­tro obis­po Don Car­los ha ini­cia­do al­guno de es­tos pro­ce­sos cuan­do ha ha­bi­do de­nun­cias pre­sen­ta­das y ha ac­tua­do con ab­so­lu­ta co­rrec­ción, con­for­me a de­re­cho, con ho­nes­ti­dad e in­te­gri­dad, con pa­ter­nal aco­gi­da a las víc­ti­mas y con la ac­ti­tud de dis­cre­ción y res­pe­to que es­tas cues­tio­nes exi­gen. Como pres­bi­te­rio, res­pal­da­mos su ac­tua­ción y ex­pre­sa­mos nues­tra co­mu­nión con él, y que­re­mos que de ella par­ti­ci­pe todo el Pue­blo de Dios en Sa­la­man­ca.

 

5º Las pu­bli­ca­cio­nes de ca­sos de abu­sos se­xua­les a me­no­res por par­te de sa­cer­do­tes han ge­ne­ra­do in­quie­tud y des­con­cier­to en la co­mu­ni­dad dio­ce­sa­na, por eso no­so­tros in­vi­ta­mos -si­guien­do el ejem­plo de Je­sús- a vi­vir la mi­se­ri­cor­dia y la com­pa­sión con to­dos, sin que con esto se re­ba­je la jus­ti­cia y ha­cien­do con hu­mil­dad una lec­tu­ra lo más ob­je­ti­va po­si­ble de los he­chos, bus­can­do la ver­dad.

 

6º Re­co­no­ce­mos la ne­ce­si­dad ur­gen­te de crear una cul­tu­ra que res­pe­te la dig­ni­dad de to­das las per­so­nas es­pe­cial­men­te de los más dé­bi­les e in­de­fen­sos, ta­rea que nos in­vo­lu­cra a to­dos en la Igle­sia y en la so­cie­dad.

 

7º In­vi­ta­mos a los ca­tó­li­cos de Sa­la­man­ca a vi­vir es­tas ex­pe­rien­cias con hu­mil­dad y con for­ta­le­za cris­tia­na.