Rubén Blanco, médico salmantino, sobre la elección de plazas MIR: "Debería haber una huelga sanitaria"
Cyl dots mini

Rubén Blanco, médico salmantino, sobre la elección de plazas MIR: "Debería haber una huelga sanitaria"

Rubén Blanco lo tiene claro, como asegura el resto de sus compañeros/as: "Si desde el primer minuto de la carrera médica te sientes maltratado como profesional...entendamos que no quieran trabajar en el sistema público español". 

Rubén Blanco, médico residente en el centro de salud San José

El Ministerio de Sanidad acapara toda la atención y no solo por su gestión frente a la pandemia, sino por el nuevo sistema de adjudicación de las plazas MIR. Miles de futuros médicos se concentraron el pasado 25 de mayo en Madrid con el fin de frenar un reparto de plazas que califican de "injusto" y del que dependerá todo su futuro. Un futuro por el que han estudiado y luchado seis años y que, por desgracia, se decantará por un algoritmo. Unos argumentan que se debe a la digitalización como consecuencia de los fondos europeos recibidos, otros simplemente piden que se haga en directo, ya sea presencial o vía online y...¿qué opinan los que ya han pasado por este proceso? 

 

Ruben Blanco, residente de tercer año que en estos momento rota por el Hospital tras estar dos años en el Centro de Salud de San José y que eligió Familia en su momento, nos cuenta la opinión generalizada de los sanitarios y explica las consecuencias de esta gestión. 

 

¿Cómo era el sistema? "Anteriormente y hasta el 2019, el sistema era mixto, es decir, podías optar por la forma presencial o telemática. La mayor parte de los aspirantes, escogíamos de manera presencial en el Ministerio de Sanidad en Madrid, de tal manera que se iba eligiendo por orden en función del número asignado y en función de la nota del examen. Eso sí, en todo momento sabías qué habían elegido los anteriores. Por otro lado, los que optaban por la opción telemática, la mayoría extranjeros que no estaban en España en esos momentos, podían hacer lo mismo a través de Internet, ya que las listas son públicas", explica. 

 

¿Cómo es el sistema ahora implantado? "Ahora lo que ocurre es que se envían unas listas, las cuales tienes un plazo para realizar y mediante un algoritmo un día determinado, compara dichas listas, de tal manera que el número uno puedo escoger cualquier cosa, el número dos puede escoger cualquier cosa salvo lo del número uno y así sucesivamente. ¿Cuál es la gran diferencia? Con este sistema de listas no es posible saber lo que se ha escogido anteriormente. Además, con el antiguo sistema un número 1.000 podía esperar, por ejemplo, a su pareja en el caso de que esta tuviera el 2.000, con el fin de conciliar familiarmente. A día de hoy es imposible", cuenta. 

 

Si no se escoge con garantías va a haber muchas más renuncias y no estamos sobrados de médicos

 

¿Qué consecuencias conlleva? "Hay dos consecuencias principales. La primera para los propios médicos, ya que no van a saber elegir con la fiabilidad que había antes. Antes ibas sabiendo según iban saliendo los compañeros, donde ibas a acabar, pero ahora es imposible. Todo es incertidumbre. Aunque parezca mentira, hay personas que se deciden en el último momento y esto ya no se puede hacer, igual que tampoco se podrá llevar a cabo el cambio en el último momento que era muy frecuente. Por otro lado y en segundo lugar, también habrá consecuencias en la sociedad, si no se escoge con garantías va a haber muchas más renuncias y no estamos sobrados de médicos. La gente está desencantada con el trato recibido por el Ministerio de Sanidad y se plantean irse a otros países. Si desde el primer minuto de la carrera médica te sientes maltratado como profesional...entendamos que no quiera trabajar en el sistema público español", recalca Blanco. 

 

¿Y cómo se puede llevar a cabo una elección así de la mejor manera? "El Ministerio lo que recomienda para no quedarte sin plaza es que si eres el número 7.000, que pongas 7.000 plazas, y eso es algo totalmente surrealista. Hablo de ese número porque más o menos hasta el 3.000 todo el mundo elije lo que quiere, a excepción de casos concretos, pero el que está el 7.000 va a elegir el algoritmo informático por él". 

 

¿Qué opinan los profesionales sanitarios desde dentro? "Es muy injusto, no es por despreciar otras profesiones, porque es verdad que hay otras oposiciones que se hacen así, pero esto es diferente. Aquí no se decide el lugar donde se ejerce que también, sino la especialidad, el lugar donde se ejerce al final son cuatro o cinco años de residencia, pero la especialidad en teoría es para toda la vida y depender de un algoritmo para escoger los cuarenta años que te restan de carrera...me parece un sistema muy injusto". 

 

Y continúa: "Nosotros no entendemos cómo se ha podido realizar este cambio, ellos lo justifican en base a la digitalización de los fondos europeos que se han recibido en los últimos meses. El problema es que esa digitalización debe ser un paso adelante, pero no un paso atrás, no se pueden perder los derechos que había antes, es factible que se pueda hacer a tiempo real. De hecho, hay una web que han llevado a cabo unos compañeros 'Tu plazasfe.es', donde la gente está metiendo sus plazas y funciona. Eso lo han hecho un 'grupo de amigos', como no lo va a hacer un Ministerio con millones de euros, pero claro lleva trabajo...". 

 

Parece complicado, pero es simple, ¿a alguien le apetece trabajar en un lugar en el que esté incómodo? "Debemos de saber que si esos residentes renuncian, los que vamos a tener que cubrir más horas somos los que estamos, porque habrá menos sanitarios en la sanidad pública. La tasa de mayores de 55 años con respecto a la tasa de menores de 40 es altísima. Se necesitan médicos de familia si queremos mantener el nivel que hay hasta ahora, pero desde luego que así no se va a conseguir. 

 

"Es un disparate. Lo pienso, me pongo en la piel de los compañeros y entiendo el enfado. Realmente, debería haber una huelga sanitaria por ello. Es algo que funcionaba bien, ¿por qué se ha tenido que tocar? No es un tema de derechas o izquierdas, es de un Ministerio. Nos hemos puesto de acuerdo todos los médicos y eso es muy complicado, al final todos hemos pasado por ahí. Hablamos de 7.500 médicos que la sanidad pública no se puede permitir perder", finaliza. 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: