Rubén Bartolomé: "Ahora se valoran los pequeños gestos, no hace falta apagar un gran incendio, sino ayudar en lo que haga falta"
Cyl dots mini

Rubén Bartolomé: "Ahora se valoran los pequeños gestos, no hace falta apagar un gran incendio, sino ayudar en lo que haga falta"

Rubén Bartolomé, bombero de Salamanca.

En su servicio tan solo dos compañeros han padecido coronavirus. Los Bomberos  de Salamanca son un ejemplo de buena organización y mucha dedicación a la ciudad.

Como un soplo de aire fresco supone hablar con personas como Rubén Bartolomé. Capaces de transmitir la energía que falta en ciertos momentos, la lucha que se necesita para superar una de las situaciones más difíciles de la historia y capaz de de poner todo su empeño hasta en el más mínimo detalle de su trabajo. Merece la pena dejarse llevar por sus palabras de aliento, su experiencia  y, sobre todo, por su manera de afrontar la pandemia de la mano de su trabajo, bombero.

 

"Ahora mismo, nuestro trabajo diario consiste principalmente en labores de desinfección, sobre todo de residencias y centros destinados a personas con discapacidad. Son labores que están dentro de nuestra agenda", explica Rubén.

 

¿Dónde se han llevado a cabo los principales cambios a la hora de trabajar? "En cuanto a la organización de los turnos, sigue siendo la misma. Eso sí, la forma de llevar a cabo nuestro trabajo ha cambiado totalmente. Siempre mantenemos la distancia de seguridad entre nosotros y cuando cambiamos de turno se lleva a cabo la desinfección de todos los equipos y materiales justo antes de que lleguen los siguientes, porque tampoco podemos mezclarnos. También se han cancelado los días libres, de asuntos propios y cualquier tipo de festivo. En las guardias estamos prácticamente todos, a no ser que haya alguna baja, que por lo general no ha habido. Siempre estamos por encima de los mínimos, lo cual es algo muy positivo", resalta el bombero salmantino.

 

"Han aumentado las intervenciones a domicilio y los incendios son más complejos que antes"

 

¿Cómo se llevan a cabo ahora mismo las intervenciones? "Indiscutiblemente ha tenido que variar. De hecho, los incendios que se dan son mucho más complejos y han aumentado mucho las asistencias a domicilio. A lo mejor antes eran acciones que atendía Cruz Roja o podía llevarlas a cabo un vecino, como por ejemplo, ayudar a otro vecino a levantarse porque se ha caído. Ahora mismo, tanto por miedo al contagio como a contagiar esas acciones ya no se llevan a cabo y Cruz Roja está saturada, por lo que nos toca ir a nosotros. Además, en algunas intervenciones por Covid también participamos nosotros y como he dicho antes, las labores por desinfección", cuenta.

 

Además, lanza un mensaje: "Me gustaría mandar un mensaje a la población para que se extremen las medidas de precaución en cuanto a incendios en viviendas y en garajes. Tuvimos un incendio en el que estuvimos trabajando un día entero, causado por un señor que llevaba con el coche parado mucho tiempo, bajó a arrancarlo y al final se incendió el vehículo. Ahora mismo, un incendio estructural, ya sea en una vivienda o en un garaje multiplica el riesgo".

 

Como trabajador que se expone al virus, ¿te sientes protegido para llevar a cabo tu labor de forma segura? "Yo sí. Llevamos a cabo todas las medidas de prevención y protección necesarias y además tenemos material que se adquirió desde jefatura justo antes de declararse la pandemia, concretamente de trajes. Nosotros en ocasiones tenemos que utilizar este tipo de uniforme de nivel 2 para intervenciones de riesgo biológico, como es el caso del síndrome de diógenes. Gracias a ello nos ha pillado preparados. No nos falta desinfectante, ni guantes, ni mascarillas. Además, nosotros descontaminamos nuestros trajes con ozono, ya lo hacíamos antes y además ahora también acaba con el virus, por lo que lo estamos usando mucho. Eso sí, nosotros tenemos ahora mucho contacto con la Policía Nacional y tienen mucha escasez de material", reconoce.

 

Un ejemplo de ello, es que entre sus compañeros tan solo dos se han visto afectados por el coronavirus. Tras conocer ambos casos de positivo, se realizaron pruebas al resto de componentes de los turnos y ninguno más padecía del virus.

 

Trabajo mano a mano con la Policía Nacional y Local, símbolo de unión: "Hay un sentimiento común de apoyo, de fraternidad, que hace que aflore el sentimiento de compañerismo y colaboración entre los distintos equipos. Todos tenemos el mismo objetivo". 

 

¿Cómo se viven los aplausos desde dentro, en primera persona, el reconocimiento diario de toda la población? "He coincidido un día trabajando en ese horario y la gente nos gritaba al mismo tiempo que aplaudía, nos decía que esos aplausos iban para nosotros, pero realmente solo hacemos nuestro trabajo. Los que realmente lo merecen son los sanitarios, que están ahí al pie del cañón y en primera línea de guerra. Cuando te aplauden, solo puedo pensar en que estoy y trabajo para ello, no sé...se agradecen todos los mensajes de apoyo y por supuesto te hacen sentir útil",  dice agradecido.

 

"Siento que ahora se están valorando los pequeños gestos, no hace falta apagar un gran incendio, si no simplemente ayudar a alguien que se ha caído y lleva en el suelo al lado de su cama durante horas, porque no tiene a nadie que le ayude. Es un gesto muy simple, pero la persona te lo agradece como si le estuvieras salvando la vida. Esto nos está haciendo mejores, tratas de poner un poco más de humanidad", reconoce.

 

Y cuenta un ejemplo. "Me acuerdo de un día que levantamos a una persona mayor, estaba sudando. Había intentado levantarse el solo, pero no lo había conseguido. Cuando lo hicimos nosotros, le llevamos un vaso de agua y nos lo agradeció muchísimo. Es una bobada, en otras situaciones no te lo planteas, pero ahora mismo lo tienes más en cuenta. Son pequeños detalles, que ayudan a ellos y a nosotros", finaliza.

 

Humanidad, trabajo y mucha empatía. Qué bien sienta dejarse llevar por las palabras y más las de Rubén.

 

Banner alberca tribuna 300x600px file