Rostro, pelo, peso... El cuerpo de Paula Echevarría refleja lo que ella tanto intenta ocultar

Paula Echevarría

Aunque desde su separación Paula Echevarría ha intentado siempre responder con su mejor sonrisa y mostrar aparentemente tranquilidad y normalidad, los nervios son inevitables y el claro reflejo es su cuerpo.

Desde que saltase la bomba el 3 de abril de este año, Paula ha estado más expuesta que nunca. Analizando las fotos de los tres últimos meses, el cambio físico de la actriz es evidente. Paula ha adelgazado notablemente, uno de los principales efectos de los nervios y la tensión. Aunque cuida tanto su cuerpo como su imagen al detalle, la delgadez que ha lucido durante las últimas semanas es considerable. Pero esta no esta no es la única evidencia.

 

Otro de los grandes escaparates de nuestro cuerpo, que demuestran como nos sentimos realmente es nuestro pelo... tanto si no comemos bien como si pasamos por una situación complicada, termina por reflejarse en el cabello, (recordemos la famosa alopecia areata de Iñaki Urdangarin). Aunque Paula ha sido imagen de grandes campañas en las que su larga caballera era casi su carta de presentación, durante los últimos meses ha ido perdiendo ese volumen de anuncio. a actriz ha recurrido a moños altos o peinados que disimulen el pelo naciente durante sus últimas apariciones públicas. Raya en medio y el pelo por detrás de las orejas como las diademas se han convertido en sus grandes aliadas, echando todo el pelo por encima de la coronilla, anque bien es cierto que Paula aprovecha los veranos para salir hasta con la mascarilla puesta cuando iba a la playa.

 

Pero el verdadero espejo del alma es la cara y en la de Paula se ha instalado la nostalgia y la preocupación. Aunque la itgirl nos muestra siempre que tiene ocasión su sonrisa de oreja a oreja, no esa Paula Echevarría de ojos vivarachos y de sonrisa espontánea a la que nos tenía acostumbrados. Ahora sus fotos denotan una continua melancolía por mucho que se esfuerce... sus marcadas ojeras y su rostro, son el reflejo de que en los últimos meses ha pasado, o mejor dicho han pasado, por una de las situaciones más complicadas de su vida.