Rodrigo Mercado: "La música negra siempre me ha gustado mucho"

Rodrigo Mercado (Foto: David de Jesús)

El cantante Rodrigo Mercado -hijo del mítico Rosendo- presentará su segundo disco en solitario, 'El Fondo de la Chistera', el 13 de mayo, a las 21.30 horas, en la Sala B del CAEM.

Rodrigo Mercado presenta su música, por primera vez, al público salmantino con gran calidad y una fusión de ritmos. Su último disco “El Fondo de la Chistera” sonará en la Sala B del CAEM y también canciones de su primer disco "Puntualmente Demora".

 

-Vamos a empezar la entrevista por lo que menos te gusta, Rodrigo. ¿Qué te parece?

 

-(Ríe) Me parece bien, ya sé por dónde va la cosa.

 

 

-“Haga lo que haga soy hijo de”, esa es una frase suya en otra entrevista.

 

-Sí, lo sé. Bueno, es evidente que es así. (Ríe) Tengo un padre (Rosendo) con una carrera muy importante en este país y soy hijo de, efectivamente. (Ríe).

 

-¿A quién afecta más esta situación?

 

-Pues depende quien lo utilice, si lo hace de forma cordial o lo hace para mal.

 

-¿Le ha facilitado las cosas se hijo de Rosendo Mercado?

 

-Bueno, digamos que tienes un entorno favorable a la hora de acercarte a la música, pero yo siempre digo que es bueno y es malo. Tienen una parte chunga que depende de quien lo quiera utilizar pues nos pueden dar palos a los dos. También tiene una parte buena porque gracias a él he conocido a mi productor y es importante para un cantante.

 

Rodrigo Mercado (Foto: David de Jesús)

 

¿Qué opinas sobre la decisión de tu padre de rechazar una estatua que le querían poner en Madrid?

 

-No sé si es un rechazo. Él considera que no es nadie importante para tener una estatua. No le gustan los ‘fastos’ como dice en una de sus letras. Quiere el reconocimiento de su gente y ya lo tiene y con eso le basta. Además, lo de la estatua al final no está en sus manos.

 

-Ahora llega tu momento en la música… ¿Qué esperas de ella?

 

-Yo quiero vivir de la música. He dejado un trabajo de hace muchos años porque la música me pide que le dé más tiempo.

 

-¿Por qué te conoce el público?

 

-Pues me conocen de muchas cosas. Hay una parte que me sigue por mi padre, otros por la banda que tenía y otros que me van descubriendo en mi carrera en solitario.

 

-¿Te gusta algún estilo en particular?

 

-La música negra siempre me ha gustado mucho y de ahí suelo partir para todo lo demás. Me gusta lo que se llamaba ‘músicas del mundo’ y también el rock y el pop.

 

-¿Qué opinas de los cantantes que evolucionan por lo comercial?

 

-Hay dos formas de evolucionar la forma natural y la forma comercial. Después ya cada uno sabe su verdad. No conozco ningún caso ahora para decirte quitando 'Milli Vanilli' que directamente no eran ellos los que cantaban. Mi evolución está siendo natural con el segundo disco ya podría haber dado un giro comercial, pero no lo he hecho porque me gustan las canciones que compongo.

 

-¿Compones después de ver el Telediario?

 

-(Ríe) Hoy en día en España quien no sienta un ‘venazo’ es que no vive en este mundo. Siempre he tenido canciones no sé si protesta, pero si un poco de denuncia. Más que querer hacerlo es que me sale automático. Las cosas de la vida te empujan a escribir ese tipo de letras.

 

Suelen ser canciones optimistas…

 

-Intento buscar un punto de esperanza. No soy una persona muy ‘happy’, suelo ser pesimista, pero a la hora de componer busco una salida. Al final los que hacemos canciones estamos haciendo auto terapia y lo que buscas es un punto positivo de las situaciones.

 

¿Qué fue del grupo Ganyahmun?

 

-El grupo se separó después de 10 años. No acababa de funcionar la cosa y todo eso acabó creando problemas. Seguimos siendo amigos.

 

-¿Era más fácil antes o ahora en solitario?

 

-Cuando estaba en el grupo ser solista era menos complicado, pero ahora con la situación económica es más complicado todo. Porque con el grupo si hay cuatro pelas pues son para todos, pero siendo solista es más complicado buscar la banda y mantenerla.

 

-¿En quién confías para los asuntos musicales?

 

-Eugenio Muñoz es mi productor y es él que coordina todo. Estoy muy contento y satisfecho. Ahora que tengo más tiempo pues le dedico más tiempo a las redes sociales y se nota. Antes con el trabajo no podía y además tengo un crio de dos años y era imposible compaginar todo.

 

-¿En qué trabajabas?

 

-Era jardinero.

 

-Dicen que se le puede cantar a las plantas para que crezcan mejor

 

-Yo en el jardín he aprovechado en algunos momentos para componer o para tener algo en la mente relacionado con la música.

 

 

¿Cómo es el concierto de Salamanca?

La banda se compone de guitarra, batería y voz. He añadido un saxo hace unos meses. Es un repertorio de una hora y media y tocamos el segundo disco y parte del primero. He hecho algunos cambios para que sea un concierto muy animado de principio a fin. Hay que ver cómo funciona el repertorio entero para colocar bien las canciones. Lo ideal son salas de 100 o 150 personas. La sala CAEM es grande, la verdad.

 

-¿Cómo son los consejos de un padre cantante?

 

-Él tampoco es académico sino autodidacta y yo no toco la guitarra, aunque conozco un poco el instrumento. La verdad es que el mejor consejo que me ha dado siempre es que tenga paciencia y que curre mucho. Tenemos todavía 4 o 5 fechas más y estoy metido en el tercer disco. Tengo 7 canciones enfiladas, pero el disco aún no tiene título. 

Noticias relacionadas