Robos en Salamanca: por qué los comercios de la provincia son objetivo prioritario de los ladrones
Cyl dots mini

Robos en Salamanca: por qué los comercios de la provincia son objetivo prioritario de los ladrones

Salamanca es la tercera provincia con una mayor cuantía de los robos en comercios: más de 1.800 euros de media de botín pagado por el seguro.

La provincia de Salamanca es uno de los objetivos más apetecibles de los ladrones de comercios. Y lo es por el botín que se puede obtener: la media, 1.849,78 euros, que es la cuantía de la indemnización que pagó el seguro. Detrás de esta elevada cantidad, muy superior a la de la capital, un fenómeno curioso: los botines son mayores cuando menor es la población del ámbito, ya sea municipal o provincial.

 

De hecho, las localidades con menos de 10.000 habitantes son los que más problemas tienen con los robos en comercios. Y es un problema que se nota en la provincia: la indemnización está por encimad el botín medio de capitales de su nivel de población, que ronda los 1.200 euros. Por municipios, el robo medio en la Salamanca en comercios asegurados es de 539,45 euros, muy inferior a la media provincial

 

Soria, Palencia y Salamanca. Esas son las provincias en las que se dan los robos en comercios más caros de toda España. Esta es una de las conclusiones del informe Los robos en comercios. Datos 2020 recién elaborado por Estamos Seguros, la iniciativa para la divulgación de la cultura aseguradora puesta en marcha por UNESPA. En estas tres provincias castellanoleonesas, las visitas de los amigos de lo ajeno suelen conllevar el pago por parte del seguro de indemnizaciones medias de entre 1.800 y 2.300 euros a los comerciantes afectados.

 

El ejercicio 2020 fue atípico. La irrupción de la pandemia de la COVID-19 y las medidas establecidas para hacerle frente, entre las que destaca el confinamiento, alteraron el reparto tradicional de los robos a lo largo del año. Durante los meses de primavera (marzo, abril y mayo) se produjeron menos robos de lo previsible por las limitaciones impuestas a la movilidad. Los delitos se concentraron en los meses previos a la pandemia (enero y febrero), la temporada veraniega y el otoño.

 

En términos absolutos, las provincias más pobladas son las que padecen una mayor cantidad de incidentes. Sin embargo, si el análisis se efectúa en términos relativos –es decir, si se compara la cantidad de robos cometidos con el parque total de comercios asegurados– se descubre que las provincias más propensas a presenciar este tipo de delitos se encuentran en las dos Castillas, Madrid y Andalucía.

 

Municipio a municipio

Una comparación municipio a municipio evidencia cómo los comercios ubicados en localidades de la periferia madrileña presentan las probabilidades más altas de padecer un robo. Entre los 20 primeros puestos del ranking aparecen 10 nombres madrileños. Son Parla, Leganés, Alcalá de Henares, Valdemoro, Móstoles, Coslada, San Sebastián de los Reyes, Fuenlabrada, Pozuelo de Alarcón y Getafe.

 

Las localidades madrileñas continúan destacando si el análisis se realiza tomando como referencia el coste de las sustracciones padecidas en lugar de la probabilidad. Los robos en comercios más destacados ocurridos en 2020 se dieron en San Sebastián de los Reyes. Ahí la indemnización media ascendió a unos llamativos 10.432 euros. El segundo puesto fue para Arona (Santa Cruz de Tenerife) (3.834 euros) y el tercero para Valdemoro (Madrid) (2.671 euros). En total hay seis municipios madrileños en el top 20 de la lista. A los dos que pisan podio hay que sumar Getafe, Móstoles, Las Rozas y Fuenlabrada.

 

Las conclusiones del informe Los robos en comercios. Datos 2020 son el resultado de analizar la información aportada por 17 aseguradoras. En total, se han tomado en consideración las consecuencias de 18.500 delitos ocurridos por toda la geografía nacional e indemnizados por el seguro.

 

El estudio también revela que, más allá del reparto territorial concreto, las localidades más pequeñas (aquellas de menos de 10.000 habitantes pero, en especial, las que no alcanzan los 5.000 vecinos) son las que presentan mayores problemas con los robos en comercios. Sus tasas de probabilidad son significativamente más elevadas que las de municipios de mayor tamaño, al igual que lo es el botín medio que se llevan los amigos de lo ajeno y el impacto que su visita tiene para los comerciantes (es decir, la relación entre lo indemnizado por el seguro y el capital asegurado en el contrato).