Roberto Aguirre se despide: "Fui absorbido rápido por el sentimiento de Unionistas y esto me hizo trabajar motivado"

El ex entrenador de Unionistas de Salamanca reconoce en su despedida que le han emocionado todas las muestras de cariño recibidas y que, quizá, sí hubiese esperado un poco más de crédito.

Han pasado ya más de 48 horas desde que recibió uno de las 'bofetadas' que más le ha dolido en su dilatada trayectoria futbolística, que le ha provocado el hecho de tener que pasar por una 'UVI emocional' de la que está despertando poco a poco. En el horizonte vienen por delante demasiados meses sin estar al pie del cañón día tras día, entrenamiento tras entrenamiento... para un enamorado del fútbol, perfeccionista y metódico por naturaleza.

 

Sí, Roberto Aguirre ya forma parte del pasado en Unionistas de Salamanca (cruel destino), aunque muchos no lleguen a entenderlo, pero también ha entrado en el libro de oro de su historia, porque seguro que sus logros y su trabajo tendrán, con el paso del tiempo, el reconocimiento que se merecen.

 

Por mucho que se intente, no suelta una palabra más alta que la otra, ni un reproche ni una crítica más allá de su deseo de haber querido continuar dirigiendo a un equipo al que se veía capaz de levantar, sin ninguna duda. Parece contradictorio, pero su mayor error fue sumar 52 puntos el año del debut del equipo en Segunda B y lograr la clasificación para la Copa del Rey; eso le ha pasado factura…

 

Aún, y quizá durante aún más tiempo, se le pone un triste brillo en los ojos, que delata lo que ha significado el paso de Roberto Aguirre por Unionistas CF, en una obra que está inacabada, a la que le falta la guinda final, quién sabe si en el futuro sus caminos volverán a encontrarse. Con quién sí se encontró, y muy de cerca, fue con su cuerpo técnico, en una relación que fue profunda e intensa, con palabras emocionantes y emocionadas para Garci y una afición que siempre se ha entregado.

 

Por delante, nueve meses de contradicción en una realidad que le ha dejado sin el día a día del fútbol, que tendrá que vivir de otra manera, pero con la familia a su lado, que siempre le ha apoyado. Al margen de los futbolístico, cuya extensa carrera está avalada 15 temporadas seguidas entrenando y más de 500 partidos en Segunda B, Roberto Aguirre es una de esas personas que te hace creer en el ser humano dentro y fuera de un mundo como el fútbol, que cada día se ha vuelto más mentiroso. Pero él ha demostrado ser la verdad… y ésta siempre se termina imponiendo.

 

ÁNIMO: “En fase de recuperación, pero con mucha fuerza y superando el momento. Cuando viene tan de repente… no lo esperaba y confiaba en seguir, porque quedan más de 80 puntos en juego y la primera reacción es de rabia en impotencia”.

 

SU CRÉDITO: “Para mí sí es injusto porque me merecía más crédito y era muy reciento lo demostrado, queda mucha temporada y hay mucho margen y estaban con fuerzas y convencido de que con el tiempo todo iría mejor”.

 

SIN RENCOR: “No guardo rencor a nadie… cuando recibí la noticia sentí rabia e impotencia, pero miro hacia adelante aunque tenga que pasar por este momento duro, me quedo con lo positivo y con lo bueno que disfruté aquí”.

 

IDILIO CON UNIONISTAS: “Al llegar percibí muy buenas sensaciones por lo que me esperaba en el club y me sentí muy identificado con sus valores; creo que fui absorbido rápido por el sentimiento de Unionistas y esto me hizo trabajar motivado y convencido de cumplir con los objetivos. Yo no he cambiado, soy el mismo que llegué el año pasado y que fui durante todo el tiempo. Al final las personas del club toman esa decisión, entiendo su preocupación y siento no haber tenido la opción de sentarme cara a cara con todos y exponer las razones de mi convencimiento de optimismo”.

 

DESTITUCIÓN: “Más que extrañado, creo que sí eché de menos tener una conversación con los directivos sobre esta situación”.

 

AGRADECIMIENTO: “Me emocionan las muestras de apoyo y cariño y de reconocimiento al trabajo que hice aquí. Y también hace que haya merecido la pena entrenar a Unionistas CF, no me arrepiento de haber venido y estoy muy orgulloso de mi trabajo y de haber entrenado a  este club, me voy con la cabeza alta”.

 

ÉXITO: “No me arrepiento de haber venido a Unionistas; sé que tras el éxito del año pasado, más que ayudarme, podría perjudicarme para ésta. Sí, creo que me ha perjudicado más que ayudado. Entiendo que se llevaría peor un mal arranque viniendo de esa situación actual para la Copa del Rey”.

 

SIN 'SU' COPA: “La Copa del Rey me apasiona, fue el momento más feliz del año pasado, cuando nos clasificamos y siento que se me ha ido toda la ilusión que tenía puesta en poder disfrutarla con el sueño siempre de poder enfrentarte a equipos de Primera”.

 

DEFENSA DE LA PLANTILLA: “Todos tenemos responsabilidades, yo el que más como entrenador. De los futbolistas que se han vaciado sin recompensa y les ha tocado desenvolverse en la adversidad, convivir con la derrota, que siempre es más difícil para el rendimiento individual, pero su nivel de esfuerzo es incuestionable y me siento orgulloso de haberles entrenado”.

 

 

GARCI: “Es sentimiento puro de Unionistas CF y ha estado luchando con toda la fuerza para que el equipo vaya hacia arriba, siempre animando, empujando a todos… demostró una gran entereza en una situación difícil como la que vivíamos. Personalmente me sentí muy arropado por él, pero quiero extenderlo a todo el cuerpo técnico; creo que lo más grande de Unionistas es su afición, pero a la misma altura se encuentran todos los integrantes del cuerpo técnico que trabajan en la discreción, pero que aportan mucho y están cualificados, son buenas personas y un motor dentro. Eso me ha dado mucha confianza para revertir la situación, antes como ahora que estoy fuera. Han sido como una familia y les echaré de menos”.

 

AFICIÓN: “Sería darle un millón de gracias y es la afición que más me ha hecho emocionar en mi vida deportiva, llevo un gran recuerdo de ellos, con momentos inolvidables. Le digo que siga con toda la fuerza como hace siempre porque el equipo le necesita”.

 

MOMENTO DURO: “Sí… el más duro, quizá no en la primera fase que es la destitución, que la viví con rabia e impotencia, pero sí en la segunda fase que es cuando las muestras de apoyo y cariño al trabajo me llevaron a un estado de emoción que nunca vivido”.

 

¿MIEDO AL FUTURO?: “Siempre miro hacia adelante en positivo y con optimismo. Es duro no poder volver a entrenar en 9 meses, pero mi pasión no tiene límites y aprovecharé este parón para seguir estudiando, seguir aprendiendo, reciclándome y para hacerme mejor entrenador. Y claro está, para disfrutar de mi familia”.

Noticias relacionadas

Comentarios

Un Caballero 31/10/2019 12:16 #5
UN CABALLERO HONESTO DONDE LOS HAYA, CON UNA EDUCACIÓN Y UN SABER ESTAR QUE YA QUISIERAN MUCHOS. SÍ HUBIERA SACADO AL EQUIPO ADELANTE SEGURO. PERO EL FÚTBOL ES ASÍ. ALGÚN DÍA SE ARREPENTIRÁN. MUCHA SUERTE. GRACIAS MISTER. OJALÁ PODAMOS VOLVERTE A VER POR AQUÍ.
Pues como socio 30/10/2019 12:33 #4
le hubiese aguantado mínimo dos partidos siguientes a ver que tal.
Salmantino 30/10/2019 12:22 #3
GRACIAS DE CORAZÓN AGUIRRE, personas como tú son las que se necesitan en el fútbol. Siempre te recordaremos como un gran entrenador y sobre todo una gran persona. Esperamos verte pronto por aquí de nuevo. Te mereces lo mejor. MUCHA SUERTE
Pedro 30/10/2019 11:27 #2
Una magnífica persona con la que no se han portado bien. Se le ha ninguneado, El lo explica muy bien en el artículo. Sin hablar mal de nadie, cosa que jamás ha hecho. Nunca tendremos un entrenador como él. Ojalá le vaya muy bien en la vida, pues se lo merece todo. Gracias Roberto.
Un SEÑOR 30/10/2019 10:19 #1
Lo han echado para tapar muchas verguenzas de otros

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: