Riñones cree que la Administración no puede gestionar La Covatilla

Explicación. El ex alcalde afirma que la Diputación y la Junta nunca podrán encargarse de la estación de esquí, aunque ayuden a ampliarla y mejorarla, y propone un acuerdo entre Consistorio y Gecobesa
luis ibáñez
El concejal del PP, Alejo Riñones, ha declarado que, en relación a la propuesta lanzada por la empresa concesionaria de las instalaciones municipales del Centro Turístico Sierra de Béjar de un nuevo modelo “tipo Aramón” para llevar a cabo la gestión de la estación de esquí de manera conjunta entre distintas administraciones y entidades bancarias, “la gestión de la estación de esquí por parte de las administraciones es imposible”.

Para Riñones “la Diputación de Salamanca no podrá nunca gestionar La Covatilla, ni la Junta de Castilla y León, otra cosa es que, tanto Diputación como Junta, puedan ayudar para ampliar y mejorar la estación, pero en cuanto a la gestión, nunca podrán gestionarla”. El portavoz popular explicó esta imposibilidad porque “entonces las administraciones se tendrían que quedar con muchísimas más empresas que están en quiebra y pasando malos momentos”, y afirmando que “las administraciones no están para eso, están para invertir”.

El portavoz popular aseguró que, al ser el dueño de La Covatilla el Ayuntamiento de Béjar, éste es el que dispone las opciones de la concesión, y que se tendría que llegar a un acuerdo entre el Consistorio y Gecobesa para un cambio en la misma con dos alternativas: “Que el Ayuntamiento lo gestione a través de una empresa privada como es el caso, o gestionarlo él mismo porque es suyo”.

En este punto, Riñones coincide con el alcalde de la ciudad, quien destacó a este diario el pasado 2 de marzo que “la concesionaria es Gecobesa, y si eso se produjera, refiriéndose al nuevo modelo de gestión propuesto por la empresa privada, tanto Gecobesa como la nueva administración se encargarían de llegar a un acuerdo, y en ese acuerdo deberían de entrar todos los elementos de la estación, estando presente el Consistorio al que se le debe garantizar la continuidad en la gestión”.

Riñones también coincidió con lo manifestado por La Salina, declarando que “la Diputación ayudaría en la inversión, para ampliar el aparcamiento o poner más potencia para la corriente eléctrica, pero no en la gestión”. Cabe recordar que antes de la negativa de la presidenta, la Corporación provincial remitió un comunicado en el que informaba que “no está en condiciones de asumir la gestión pública de las instalaciones”, descartando asumir la explotación “al entender que es una iniciativa que debe llevarse desde el ámbito privado y que desarrolla una actividad que no es de su competencia”.