'Revienta' el etilómetro por su elevada tasa de alcoholemia y dice que venía de "coger agua fresquita"

La Guardia Civil de A Coruña le preguntó sobre su elevada tasa de alcoholemia a una hora tan temprana de la mañana y él respondió tajantamente: "Venía de la fuente, de coger agua fresquita".

Un conductor "multirreincidente" ha sido sorprendido este 5 de junio en el municipio coruñés de Mesía por un dispositivo de la Guardia Civil. Los agentes le han realizado un control de alcoholemia, pero el etilómetro de aproximación no ha podido determinar la tasa, porque rebasaba su límite de medida.    

 

La Guardia Civil de A Coruña le preguntó sobre su elevada tasa de alcoholemia a una hora tan temprana de la mañana y él respondió tajantamente: "Venía de la fuente, de coger agua fresquita".

 

No eran ni las 12,30 horas de la mañana, por lo que los guardias civiles han decidido indagar más ante tales circunstancias. Y además, han solicitado la presencia de un vehículo dotado de etilómetro de precisión. El conductor, por su parte, ha seguido recalcando que tan solo volvía de buscar su ansiado refresco en la fuente.    

 

El incidente podría ser un episodio más producido por una posible adicción al alcohol de la que habla la Guardia Civil. Y es que, tanto en julio de 2018 como en enero de 2019, esta misma persona ya había sido sorprendida conduciendo con una tasa de alcoholemia superior a la permitida.    

 

Por ello, se le ha propuesto ante la Jefatura Provincial de Tráco para una revisión psicofísica extraordinaria y, así, determinar si dicha autoridad considera oportuno que sea sometido a una revisión extraordinaria por personal facultativo.

 

OCHO INVESTIGADOS    

 

Además de este caso, la Guardia Civil de A Coruña ha investigado a ocho personas más por diversos delitos contra la Seguridad Civil en diferentes municipios de la provincia, entre los que se encuentran A Coruña, Curtis, Carballo, Santiago de Compostela y A Laracha.    

 

Destacan los incidentes de Carballo, donde un conductor ha sido investigado por casi quintuplicar el máximo permitido --1,15 mg/l en la primera prueba de alcoholemia y 1,05 mg/l en la segunda-- y otro, este cerca del camping de la playa de Baldaio, por conducir sin haber obtenido el permiso de conducir. Esta segunda infracción es la que también ha cometido un conductor en A Laracha, pero en este caso porque había perdido todos los puntos del mismo. En el resto de municipios, las vulneraciones han sido por motivos similares.