Retortillo declara personas 'non gratas' a dos activistas y la Plataforma Stop Uranio por oponerse a la mina

Parte de la corporación municipal de Retortillo

El pleno del Ayuntamiento de Retortillo ha aprobado por unanimidad, con los votos a favor de los grupos Socialista y Popular, declarar personas 'non gratas' a los activistas Jesús Cruz y José Ramón Barrueco y la Plataforma Stop Uranio, quienes han mostrado en distintas ocasiones su malestar por la reapertura de la mina de uranio en la localidad.

La corporación ha incluido dentro de esta misma declaración, acordada en el punto número dos del orden del día, a la Plataforma Stop Uranio, una organización que también ha criticado este proyecto de explotación minera en Retortillo.

 

Los motivos, según el acta del pleno es que tanto las dos personas como la plataforma "están causando grave daño a este municipio y a sus vecinos, divulgando de manera permanente argumentos que sin prueba alguna ponen en tela de juicio tanto las decisiones tomadas por distintas administraciones, como la integridad de este ayuntamiento".

 

Además añaden que el Ayuntamiento "no entra a valorar las opiniones de cada vecino en el tema de la mina, respetando todas las opiniones, pero no va a permitir que menosprecien a la corporación municipal".

 

En una nota emitida a los medios añade el Ayuntamiento que no le cabe ni la menor duda de la profesionalidad y actuación de acuerdo a la normativa vigente de las distintas administraciones a la hora de adjudicar los permisos y licencias de las que son competentes".

 

Por ello, en relación al proyecto promovido por la empresa Berkeley, y fundamentalmente una vez que la Junta de Castilla y León ha otorgado la Declaración de Impacto Ambiental favorable y aprobado el proyecto de Explotación y otorgado la Concesión; el MINETUR ha otorgado la Autorización  previa  de la planta de Tratamiento y la Confederación Hidrográfica del Duero ha concedido las autorizaciones de captación y vertido; todas ellas previo informes favorables del Consejo de Seguridad Nuclear, sin que este Ayuntamiento haya hecho ninguna intervención ni a favor ni en contra de este proyecto. Por lo tanto, el Ayuntamiento no tiene porqué poner en duda la legalidad del proyecto, ni que el mismo cumple con todas las medidas de seguridad que garanticen la seguridad de las personas y el medioambiente.

 

Depués de recordar que en Saelices El Chico, la empresa ENUSA operó durante más de de 30 años un proyecto similar al que se está promoviendo en este municipio, "sin que ninguna de las profecías apocalípticas de esas personas hayan ocurrido", en la nota se añade: "Últimamente, aprovechando las redes sociales, se ha empezado a desvirtuar este debate con acusaciones, difamaciones a personas y colectivos, traspasando en algunos casos el umbral del respeto y la tolerancia".

Noticias relacionadas