Restauración y hoteles temen que la polémica por los apartamentos turísticos empañe un verano de récord

Turistas y salmantinos disfrutan del arte de Miquel Barceló (Foto: T. Navarro)

El sector turístico culpa al fenómeno de las viviendas de alquiler turístico de la creciente 'turismofobia' mientras los empresarios del sector aumentan sus márgenes y facturación.

El sector turístico español se frota las manos ante el verano que les espera. Tras un primer trimestre muy favorable, la alianza Exceltur, que agrupa a los principales destinos turísticos del país, pronostica que la actividad turística crecerá hasta un 4,1% durante 2017 -0,6 puntos porcentuales más respecto al 3,6% previsto en abril-, gracias en parte al crecimiento de la llegada de turistas extranjeros y al mantenimiento de la demanda interna. El 62% de los empresarios turísticos consultados prevé mejorar sus ventas durante el tercer trimestre del año; el 53% espera mejorar sus resultados y el 46,7% aumentará el nivel de empleo con respecto al verano anterior. Y se crearán 95.800 puestos de trabajo adicionales.

 

Esto se va a notar en ciudades de interior, el turismo que vende Castilla y León. Los hoteles urbanos registraron el mejor balance empresarial del segundo trimestre en el año 2017, gracias al fuerte aumento de la demanda vacacional  extranjera y el incremento de los viajes de negocio. Esto se ha traducido en un aumento del 8,5% de los precios, con un aumento de los ingresos por habitación disponible (RevPar) del 12,4% entre marzo y mayo.

 

Sin embargo, hay algo que amenaza con empañar este panorama idílico: el fenómeno de las viviendas de alquiler turístico. El sector ve en este 'competidor' al principal enemigo no sólo de las cuentas de resultados de los establecimientos reglados, sino del sector turístico en general y de su imagen. En el segundo trimestre se ha producido un fuerte incremento del alquiler de viviendas turísticas, un 37,2% en el primer semestre, fundamentalmente porque son la principal opción de los extranjeros.

 

En su último informe, Exceltur le echa directamente a los apartamentos turísticos la culpa de la turistificación de algunas ciudades, en las que el turismo masivo está causando problemas de convivencia y generando la temida 'turismofobia'. "La oferta hotelera es insuficiente para cubrir la demanda de turistas, por lo que las viviendas turísticas aumentan gravemente la concentración y provocan una 'turistificación' de los destinos que no están capacitados para recibir a tantos visitantes", explican desde Exceltur.

 

Para el sector este rechazo contra el turismo es "injusto", ya que los establecimientos que cumplen la ley no tienen la culpa de la situación actual, y pide a las administraciones públicas que no tomen "medias improvisadas con carácter punitivo sin valorar las consecuencias a medio y largo plazo". Exceltur culpa a la irrupción de estos alojamiento ilegales de los problemas de imagen del turismo y exige a comunidades, ayuntamientos y estado medidas firmes. Como ejemplo, se ha referido a la normativa italiana que grava con un 21% los alquileres de viviendas vacacionales y obliga a las plataformas a liquidar el ingreso de impuesto a la Hacienda italiana.