Repunte "sin precedentes" de las enfermedades de transmisión sexual

Gente

Expertos de la Fundación de Ciencias de la Salud han avisado, en la edición 46 de la revista 'EIDON', de que se está produciendo un repunte "sin precedentes" de las enfermedades de transmisión sexual, debido a que los cambios sociales y culturales están "echando por tierra" los esfuerzos y el descenso conseguido tras los años "más duros" de la epidemia de infección VIH.

"Uno de los mayores defectos de las aproximaciones más clásicas a los problemas éticos está en el abordaje directo de la dimensión moral de tales cuestiones, sin pasar previamente por un cuidadoso y detallado análisis de los hechos", ha asegurado el presidente de la organización, Diego Gracia.

 

Y es que, según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicado en agosto de 2016, 131 millones de personas contraen clamidiasis cada año, 78 millones gonorrea y 5,6 millones sífilis. En total, se producen 357 millones de nuevos casos por alguno de los patógenos de transmisión sexual más prevalentes anualmente. Además, se calcula que hay más de 500 millones de personas con infección genial por el virus del herpes simplex (VHS) y más de 290 millones de mujeres están infectadas por el virus del papiloma humano (VPH).

 

 Ante estas cifras, los doctores Almudena Burillo y Emilio Bouza, del Servicio de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, han puesto de relieve las ventajas de las nuevas técnicas de diagnóstico moleculares. "Ofrecen excelentes resultados y tienen la ventaja de tener mayor sensibilidad en comparación con la del cultivo tradicional, por lo que permiten el diagnóstico de infecciones extragenitales en los casos, por ejemplo, de gonorrea", han detallado.

 

De hecho, prosiguen, los métodos de detección de ETS son más rápidos y más precisos, permitiendo, según los autores, un diagnóstico casi inmediato en la mayoría de las ocasiones y despistaje más adecuado de pacientes asintomáticos y oligosintomáticos.

 

Aseguran que las causas del crecimiento de las ETS son complejas y se enraízan en cambios sociales y culturales, entre ellos, la pérdida de miedo por contraer una enfermedad considerada mortal como el VIH