Renuncia al Tratado de Fronteras para pedir el puente en Arribes

En Mogadouro. El alcalde de Masueco se niega a firmar el Tratado de 1864 en un gesto de protesta contra el silencio de las administraciones en las cumbres hispano-lusas sobre un nuevo paso fronterizo
MIGUEL CORRAL

El alcalde de Masueco, José Vicente Blanco, renunció ayer a la firma del Tratado de fronteras de 1864 por el que se establecen los límites en la franja hispanolusa, un acto que tuvo lugar ayer en la localidad portuguesa de Mogadouro y en el que estaban convocados, además, los alcaldes de Aldeadávila de la Ribera, Pereña y el vicepresidente de la Cámara del municipio luso, Joao Enriques.

La decisión del regidor de Masueco de renunciar a la firma del acta de fronteras, popularmente conocida como el tratado de mugas, viene a simbolizar su protesta contra el silencio que durante los últimos cuatro años han mantenido los Gobiernos de España y Portugal a la reivindicación de la Plataforma de Unión Entre Territorios (Puente) para la construcción de un paso fronterizo sobre el río Duero en esta zona del Parque Natural Aribes y Douro Internacional.

Según Vicente, “como acto simbólico que representa la firma del Tratado de Límites de Frontera del 29 de septiembre de 1864 entre España y Portugal, y siendo el Río Duero Internacional el que delimita dicha frontera y al ser inamovible, del mismo modo simbólico, me niego a ratificar dicho Tratado”.

Los argumentos expuestos por el alcalde sobre su determinación en este acto, y que hizo saber al resto de alcaldes y representantes municipales mediante la lectura de un manifiesto, consisten en que en la zona fronteriza a la que hace referencia “existen 50 kilómetros de frontera del río Duero embalsado por dos pantanos de Iberdrola que nos impiden todo tipo de comunicación terrestre y por supuesto cualquier germen de desarrollo”.

Otro de los motivos expuestos por el edil hace referencia al “silencio” de los Gobiernos de España y Portugal, así como el de la Junta de Castilla y León, sobre la solicitud presentada desde 2002 para que se incluyera en las correspondientes cumbres hispano-lusas celebradas desde entonces, la propuesta de la asociación Puente para la construcción de un paso fronterizo por carretera unido por un puente sobre el río Duero. Este acceso uniría Masueco con la localidad portuguesa de Ventozelo para enlazar las carreteras SA-314 con la IP-4 hacia Oporto, lo que dejaría a la zona de Las Arribes a dos horas de la capital portuguesa.

Del mismo modo pone sus críticas sobre la gestión de los fondos europeos Interreg, un programa creado para el desarrollo de las zonas más desfavorecidas de los territorios fronterizos entre países de la UE y que en opinión del alcalde “han sido desviados arbitrariamente y de manera injusta a proyectos conjuntos de ciudades de España y Portugal lejos de la frontera”.

Por último, José Vicente considera que “la situación de aislamiento y olvido en la que nos encontramos, ha dado lugar a una galopante y progresiva despoblación, y a que españoles y portugueses sigamos condenados a seguir viviendo de espaldas”.