Renting flexible, los coches que necesitas sin restricciones ni rígidas condiciones

El cliente tiene la libertad de modificar tanto los modelos de los vehículos como el plazo del arrendamiento, ajustándolos a las necesidades que se vayan presentando sobre la marcha. Es una alternativa que reduce costes y permite disfrutar de las mejores prestaciones del mercado en cuanto a flota de vehículos.

Debido a las múltiples ventajas que ofrece tener un vehículo bajo la modalidad de renting, cada día ésta es una alternativa que cobra más auge. Según los datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), este sector de la automoción está experimentando un crecimiento sostenido: entre octubre de 2017 y el mismo mes de 2018, la flota de vehículos de renting subió 14%, siendo incorporados 621.262 coches de este tipo en ese período, cifra superior a la registrada en el período anterior que fue de 544.339.

 

Este ascenso viene dado porque el renting es una opción interesante para empresas que buscan ampliar o modernizar su flota de vehículos, sin tener que hacer grandes inversiones, así como para autónomos o particulares que prefieren esta modalidad en vez de decantarse por comprar coches para desempeñar su actividad profesional.

 

Por tratarse de un arrendamiento entero, sin compromiso u opción a compra, el cliente deduce 100% la cuota del Impuesto Sobre la Renta, lo cual es bastante beneficioso para la reducción de costes.

 

Las pequeñas y medianas empresas también han visto en el renting la opción ideal, toda vez que prefieren dejar lo referente al mantenimiento de su flota, en manos de terceros y no emplear personal propio de la empresa, en estas tareas.

 

El posicionamiento que ha tenido el renting ha aumentado progresivamente durante los últimos años, debido a que se han venido flexibilizando las condiciones. Y es que hoy en día, los contratos y prerrogativas son más adaptables a las necesidades y requerimientos de los clientes, muy contrariamente a lo que sucedía con el estricto renting tradicional.

 

¿Qué lo hace flexible?

Un renting es flexible porque ofrece ventajas al cliente mediante un servicio que no es restrictivo ni rígido, que permite modificaciones según las necesidades del usuario, tal y como ocurre con Reflex Alquiler, empresa de renting flexible a toda prueba con presencia en todo el país, amplia flota de coches disponibles y atención personalizada al cliente.

 

Entre los beneficios que ofrece, está que la elección del plazo del alquiler puede darse con flexibilidad y también puede cambiarse, bien sea reduciéndolo o aumentándolo, según le convenga al cliente, incluso el contrato puede ser cancelado con anticipación sin riesgo de penalización.

 

En empresas, se dan casos en los que el tipo de coche o de varios coches que se alquilaron en su momento, cumplían funciones específicas en ese tiempo preciso, pero antes de la culminación del contrato se necesita uno o varios vehículos más grandes y con otras prestaciones.

 

En este sentido, lo más idóneo es un renting flexible, porque de esta forma se tiene la libertad de modificar la cantidad y los modelos de los coches cuando el cliente lo necesite. Esta ventaja permite, además, que las empresas o los particulares y autónomos, tengan la posibilidad de contar siempre con los últimos modelos de coches, con las mejores prestaciones del mercado cuando así se disponga.

 

Más ventajas lo convierten en la mejor opción

Como vemos, el renting flexible es lo más sencillo y cómodo que hay cuando se trata de tener disponibilidad de una flota de vehículos sin complicaciones ni contratiempos. Esta modalidad, además permite que el cliente disponga de un vehículo de sustitución en caso de averías o accidente.

 

Una vez realizado el contrato, el que por cierto se concreta tras el pago de una sola cuota que incluye todos los servicios, se puede disfrutar del servicio de pre-entrega, que no es más que la entrega inmediata del coche, sin ninguna pérdida de tiempo.

 

Un contrato de renting flexible incluye el seguro y la gestión de multas. La cuota única que se paga, cubre los trabajos de mantenimiento y las reparaciones necesarias, con asistencia las 24 horas del día, así como los costes de gestión. Elegir esta modalidad implica la eliminación de inversiones en activos y así utilizar recursos para otros ámbitos de las empresas, que más lo requieran

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: