Renfe no eliminará ningún servicio del tren Salamanca-Ávila-Madrid y promete recuperar tiempos de viaje

Renfe mantendrá todos los servicios del tren regional y está previsto arreglar la línea, lo que redundará en la mejora de tiempos de viaje.

Renfe tiene previsto mantener todos los servicios actuales del tren Salamanca-Ávila-Madrid, un tren regional que da servicio a localidades como Peñaranda que ha sufrido la competencia directa del nuevo tren rápido Salamanca-Madrid por Medina y, también, el desinterés progresivo del Gobierno por la alternativa regional. Las actuaciones previstas incluyen recuperar este año los tiempos de viaje, que hace casi tres años que se aumentaron, hasta niveles de hace 15 años, por culpa del mal estado de la línea.

 

En una pregunta parlamentaria, respondida todavía por el Gobierno ya cesado, se confirma que Renfe mantendrá todos los servicios actuales de esta línea, con lo que se disipan las dudas y rumores sobre su continuidad, pese al trasvase de viajeros al tren rápido, que supera los 375.000 anuales.

 

Este anuncio se suma a las actuaciones previstas para mejorar la infraestructura, que lleva esperando desde 2015 a un arreglo varias veces comprometido. En febrero de 2016, los parlamentarios del PP hicieron el trayecto Madrid-Ávila para comprobar los problemas del servicio, directamente vinculados al mal estado de la vía. La línea acusa un desgaste generalizado y además sufrió inundaciones en agosto de 2015. Ahora, tres años después, y según el cuadro aportado en sede parlamentaria, está previsto acometer la reaparación.

 

Entre las actuaciones previstas, la reparación de los daños causados por la inundación, la sustitución de traviesas en algunos tramos, la reconstrucción de taludes para frentar desprendimientos, rehabilitación de trincheras de la línea, una subestación en el Escorial, implantación de nuevas comunicaciones... El objetivo final es suprimir las limitaciones de velocidad que, de forma temporal, se implantaron en 2015 y 2016 a raíz del mal estado de la línea y el deterioro de las infraestructuras descritas. La eliminación de esas limitaciones debe suponer la mejora de los tiempos de viaje, que superan las hora entre Salamanca y Ávila.

 

El Gobierno ha reconocido también la cuantía de las inversiones hechas en la línea en los últimos años. A falta de saber cómo se ejecutará lo previsto en 2018, la conexión regional Salamanca-Ávila-Madrid ha recibido 3,8 millones desde 2011, medio millón de euros de media cada año, claramente insuficiente para las necesidades de mantenimiento de la línea.