Remolacha: de estrella a estrellada…

Los agricultores han perdido las ganas por sembrar un cultivo que ha quedado denostado y que peligra en la comunidad

Quién la ha visto y quién la ve… ésa puede ser la definición perfecta para la remolacha, un cultivo que ha pasado de ser la estrella a estrellarse en el más absoluto de los muros, en cuestión de años.

No obstante, el problema se remonta al año 2008 cuando se firmó Acuerdo de Reestructuración del sector de la remolacha que optó por una supresión del 50% de la superficie destinada a este cultivo para su supervivencia en el tiempo. Esta decisión mandó ‘a la calle’ a la mitad de los productores de Salamanca y Castilla y León poniendo en peligro al sector.

Pero con el paso de los meses, esta decisiĂłn hizo de la remolacha un sector mĂĄs fuerte y competitivo, quizĂĄ por la reducciĂłn en la producciĂłn, y los agricultores vieron el cielo abierto pero con el objetivo de llegar a unas producciones que superasen las 100 toneladas por hectĂĄrea para ser competitivos, de lo contrario, la rentabilidad serĂ­a nula.

No obstante, los productores han visto como el sector se ha echado a perder y que el impulso con el que contaba ha desaparecido en detrimento de una industria que non se hace cargo de las ayudas que la Junta ha suprimido. Se trata de los seis euros por tonelada que les deben del aĂąo 2011 y los del presente 2012, segĂşn el acuerdo firmado para evitar la desapariciĂłn del sector, pero que la ConsejerĂ­a se ha visto obligada a suprimir como consecuencia de la crisis econĂłmica.

Las denuncian por parte de las organizaciones agrarias son constantes mientras que la consejerĂ­a de Agricultura seĂąala que en la industria azucarera la que debe hacerse cargo de estas ayudas si quieren que el cultivo sea viable por lo que deben tomar cartas en el asunto. Otra de las denuncias de los productores se centra en que el precio completo de la tonelada de remolacha se tarda en cobrar un aĂąo entero, o lo que es lo mismo, el montante econĂłmico total de la campaĂąa 2011 aĂşn no se ha cobrado.

AdemĂĄs, antes de la reforma de la OCM del azĂşcar por la que se reestructura el sector, el precio del azĂşcar se situaba en 648 euros euros por tonelada y el agricultor percibĂ­a un precio base por remolacha entregada de 48,19 euros, mientras que la cotizaciĂłn del azĂşcar actualmente estĂĄ en 712 euros (un 10 % mĂĄs que en el 2008), y sin embargo el remolachero de Azucarera cobra 25,48 euros por su remolacha, un 47 % menos de precio base que entonces.