Relevo en ENUSA: el sueldo público más alto del Estado cambia de manos

El presidente de Enusa, José Luis González (derecha), en la firma de un convenio. Foto: SEPI

José Luis González abandona la presidencia después de 21 años en los que se convirtió en el directivo mejor pagado del sector público.

El cambio en la presidencia de ENUSA, la empresa nacional del uranio, supone el relevo en un puesto al que su hasta ahora titular llevaba instalado 20 años, pero también el cambio de manos del sueldo más alto que paga la administración del Estado. Un cambio que llega como consecuencia del relevo de muchos altos cargos con la llegada del nuevo Gobierno y que afecta al hasta ahora máximo mandatario de la empresa estatal dueña de la planta de Juzbado, en Salamanca, la empresa más fuerte de toda la provincia.

 

José Luis González llevaba desde 1975 en Enusa y la presidía desde 1997. Antes había tenido responsabilidades sindicales en UGT. En la presidencia del ente nacional del uranio se había convertido en uno de los empleados públicos mejor pagados del país. De hecho, cobraba bastante más que el presidente del Gobierno, y su sucesor va a seguir disfrutando de ese privilegio. 

 

Según los datos hechos públicos en el portal de transparencia del Gobierno y en las web de las empresas públicas, los directivos de empresas controladas por el Estado mejor pagados cobran en total unos 3,5 millones de euros al año. En la cúspide están tres presidentes: el de la SEPI, sociedad que controla las participaciones industriales del Estado, y dos de sus subordinados, el de Cesce y el de Enusa. Se trata de Ramón Aguirre, presidente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), y sus homólogos en la Empresa Nacional de Uranio (Enusa), José Luis González, y la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce), Álvaro Bustamante. Los tres están igualados con sueldos respectivos de 210.000 euros anuales.

 

El salario del expresidente de ENUSA, y de su sucesor, se compone de una retribución básica de 105.000 euros, el máximo posible al tratarse de una entidad pública de grupo uno, un complemento de puesto de 42.000 euros y un complemento variable máximo de 63.000 euros. En números redondos, unos 15.000 euros al mes.

 

La 'culpa' es del régimen retributivo aprobado en 2012, que sobre el papel introdujo rebajas salariales del 30%, pero que también aprobó complementos que permiten a día de hoy engordar los salarios de directivos mejor pagados que el presidente del Gobierno. Según la propia Enusa, el único empleado con rango de alto cargo es el máximo responsable de la compañía, el presidente José Luis González. Sus retribuciones vienen reguladas por el Real Decreto 451/2012, de 5 de marzo, que recoge el régimen retributivo de los máximos responsables y directivos del sector público empresarial y otras entidades.

 

Entonces la medida se publicitó como una manera de poner orden en las retribuciones que paga el Estado para igualar los sueldos de presidentes y altos cargos de las empresas públicas con los de los subsecretarios y directores generales de los Ministerios. Sin embargo, a día de hoy los presidentes de las empresas participadas por el Estado cobran mucho más que los cargos a los que se prentendía homologar. El motivo, que al tiempo se aprobó el pago de un complemento de puesto, que se presentó como "limitado; y una retribución variable ligada al cumplimiento de los objetivos y también reducido.

Noticias relacionadas