Regantes del Alto Duero rechazan la cesión de agua a los del Bajo Duero para garantizar los últimos riegos de la cosecha

El presidente de la Comunidad de Tordesillas advierte de que la decisión supone la ruina para cerca de 5.000 hectáreas.

Regantes del Alto Duero han acordado finalmente rechazar la cesión de agua que había sido demandada por sus homólogos del Bajo Duero, en la provincia de Valladolid, para garantizar los últimos riegos de la cosecha, lo que, en palabras del presidente de la Comunidad de Tordesillas, Miguel Ángel Peláez, supondrá la ruina par cerca de 5.000 hectáreas y la destrucción de unos 800 empleos.

 

El no definitivo ha sido comunicado vía telefónica a Peláez este mediodía por el presidente de la Comunidad de Regantes de Almazán, Jesús Gómez, al término de la reunión que la Junta de Gobierno de la misma ha celebrado en Aranda de Duero (Burgos) y que era la última esperanza que quedaba a los agricultores del Bajo Duero después de que el encuentro que, como el mismo fin, se celebró el pasado viernes en la sede de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) concluyera sin acuerdo alguno.

 

Tras conocer la resolución, el máximo responsable de los regantes de Tordesillas, en declaraciones, ha responsabilizado de la negativa al secretario de la Comunidad de Almazán, Francisco Pardillo, al que ha acusado de llevar a cabo una "campaña" en contra para impedir la cesión de los cerca de 3 hectómetros cúbicos que los agricultores de las comunidades de Poyos, Castronuño, Geria y Tordesillas habían pedido que fueran desembalsados desde la Cuerda del Pozo, en Soria, y el pantano de Linares, en Segovia, para garantizar unos últimos riegos vitales para la cosecha hasta el 1 de septiembre.

 

"La culpa es única y exclusivamente del secretario, que lo sepa todo el mundo, ya que el presidente la Comunidad de Regantes de Almazán ha estado desde el primer momento con nosotros e incluso ha votado a favor en la reunión de este lunes", asegura Paláez, quien apunta que durante la conversación telefónica mantenida con Gómez cree que este último incluso "ha dejado caer alguna lágrima de desconsuelo".

 

El no a la cesión de agua ha sido acogido como un mazazo por Peláez, quien sostiene que de este modo "este señor", en alusión directa a Pardillo, "se carga de un plumazo cerca de 5.000 hectáreas y la economía de 800 familias del Bajo Duero", tras indicar que la falta de agua hará inviable sacar adelante las cosechas de maíz, remolacha, patatas, judías verdes, zanahorias, espárragos y fresas, entre otros cultivos, con lo que podrían generarse pérdidas por importe superior a los 20 millones de euros.

 

Con todo, el portavoz de los regantes de Tordesillas ha anunciado su propósito de volver a llamar a la puerta de la CHD para buscar una solución que evita el desastre económico de la zona.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: