Reducida a escombros la piedra que ocupaba el paso de San Vicente hacia el Hospital

Una excavadora acaba con la enorme roca que ocupaba el paso peatonal hacia el complejo hospitalario y el campus. Ahora se construirá un nuevo acceso peatonal y ciclista.

El principal obstáculo para abrir un nuevo paso entre el centro histórico y el complejo hospitalario ha desaparecido del mapa. Se trata de la enorme piedra que constrenía el paso desde el portillo de San Vicente hacia el hospital y el campus unviersitario, que ha sido eliminada y que permitirá abrir una nueva conexión más amplia y multimodal.

 

Las obras se iniciaron a finales de mayo y en pocos días una excavadora ha reducido a escombros la enorme roca que formaba parte de este paso hacia el complejo hospitalario, y que muchas personas usaban cada día. Con esa piedra, se trataba de un paso estrecho e incómodo, imposible de convertir en accesible, y ahora se va a cambiar por completo. Cuando se retiren los restos el paso quedará expedito y listo para llevar a cabo el nuevo acceso.

 

La intervención cuenta con un presupuesto total de 255.000 euros y tras eliminar la roca que bloquea el paso se abrirá una comunicación en rampa de uso exclusivo de peatones y ciclistas. De este modo, se busca facilitar que las personas de movilidad reducida o en silla de ruedas puedan utilizar este nuevo itinerario.

 

Además, se construirá in carril bici que conecte el del Paseo de Francisco Tomás y Valiente con la confluencia de las calles García Tejado y San Vicete, en el Portillo de San Vicente, con el que se consigue la conexión de carriles bici existente en el centro histórico. El plazo de ejecución es de cuatro meses, y se suma la colocación de pasamanos y barandillas antiescalables metálicas, el pintando de viales y la instalación de luminarias con tecnología LED.