Recuerdos especiales de los seres queridos en un multitudinario Día de Todos los Santos

El cementerio, durante el Día de Todos los Santos (Fotos: De la Peña)
Ver album

Mientras los más niños se pintan la cara de esqueleto o calabaza, los mayores no han abandonado la costumbre de acudir a los camposantos para depositar unas flores en las tumbas de los familiares.

El cementerio 'San Carlos Borromeo' de la capital salmantina se engalanó un año más con las flores que los familiares y amigos de los difuntos han llevado estos días. Todos los Santos sigue teniendo arraigo entre la población salmantina, si bien es cierto que sobre todo entre los mayores.

 

Mientras los jóvenes se disfrazan de esqueleto, bruja, fantasma o calabaza, los mayores no han abandonado la costumbre de acudir a los camposantos para depositar unas flores en las tumbas de los familiares.

 

Así, durante las jornadas previas a este 1 de noviembre, pero sobre todo durante el día festivo, el cementerio salmantino ha sido visitado por miles de personas que han rendido un homenaje especial a sus muertos.

 

Y mientras dentro se limpian tumbas y se engalanan con flores, fuera de sus muros se venden las tradicionales roscas de pan.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: