Recomendación literaria de la semana: "Edén", de Ándres Pascual

La nueva novela de Andrés Pascual, autor de "El guardián de la flor de loto", es un laberinto de intriga y acción en estado puro entre la enigmática Amazonía y las modernas urbes brasileñas.

TRIBUNA se ha propuesto recomendar cada semana un libro diferente para aquellos que quieran saborear la buena literatura durante el verano. Continuamos esta serie consultando Iván Martín, de la librería Víctor Jara.

 

Iván nos ha propuesto "Edén", de Ándres Pascual, a quien la crítica no deja de alabar. Por ejemplo, Gema Veiga, de la revista ELLE, le califica como "el autor de la temporada. Una novela que no podrás soltar, para leer de un tirón y reconciliarse con la vida".

 

La novela está protagonizada por Mika, a quien no le sonríe la suerte últimamente. En paro y sin perspectivas de futuro en España, decide abandonarlo todo y buscar trabajo en Brasil, el floreciente país de las nuevas oportunidades. Poco después de aterrizar en São Paulo, un repentino apagón deja a oscuras a sus veinte millones de habitantes. Al instante, siete potentes focos que forman una estrella sobre la azotea de un rascacielos iluminan las favelas del extrarradio. Entre tanto, las redes sociales se inundan con la fotografía de un cadáver sin identificar con el texto #DíaPrimero.

 

Éste es solo el principio de una cadena de increíbles acontecimientos que convertirán a Mika en la pieza fundamental de una trama de inabarcables proporciones diseñada para terminar con la civilización actual: carcomida por las desigualdades, la aniquilación de los recursos naturales y la corrupción política y empresarial. Mientras los asesinatos se suceden, Mika se enfrentará al conflicto que planea sobre toda revolución: ¿hasta dónde llegarías para cambiar el mundo?

 

La nueva novela de Andrés Pascual, autor de "El guardián de la flor de loto", es un laberinto de intriga y acción en estado puro entre la enigmática Amazonía y las modernas urbes brasileñas que rompe barreras para entretener al lector, dar respuestas ante la crisis de valores y lanzar un mensaje esperanzador sobre el mundo en que vivimos.