Recargan pilas antes de afrontar ‘la gran batalla’

SESIÓN RELAJADA. Tras entrenar en las instalaciones de Golf Villa Mayor, la plantilla realizó el habitual baño y masaje en el spa del hotel Doña Brígida
T. S. H.

Como cada semana, dos días antes disputar el partido de la jornada, la plantilla de la UDS disfrutó de una sesión de entrenamiento de las conocidas como de baja intensidad. La diferencia en la previa del encuentro ante el Real Valladolid es que el entrenamiento se convirtió en una jornada de convivencia que comenzó con un entrenamiento suave en las instalaciones del campo de Golf Villa Mayor, para continuar en el spa del hotel Doña Brígida. Finalmente los jugadores y el cuerpo técnico se reunieron en torno a una mesa donde compartieron la comida.

La sesión sobre el césped fue corta y en ella predominó el buen humor y los juegos. Sobre el césped estuvieron todos los hombres de Pepe Murcia aunque Goiko y Quique Martín trabajaron al margen intensificando una puesta a punto que será efectiva a partir de la próxima semana. Ambos están casi al cien por cien pero Murcia prefiere no arriesgar y se ha decidido que se esperará a la próxima semana para su reaparición.

Una vez finalizado el entrenamiento todos los jugadores visitaron el spa del hotel Doña Brígida donde aprovecharon el circuito de agua para aliviar la carga muscular acumulada durante una semana en la que ha habido varias sesiones de elevada intensidad. El técnico aseguró ayer que el plantel está en el punto físico que a él le parece óptimo para estas alturas de campeonato y cargar pilas en una sesión como la de ayer puede ser importante antes de afrontar una de las batallas que restan hasta el final de la temporada, frente al Valladolid. La jornada, que se convirtió en algo parecido a un día de convivencia, finalizó con una comida en la que reinó el optimismo.