Rebajan a siete años la pena para el violador que abusó por la noche de una joven

Cerca del Puente Romano. Los hechos ocurrieron en septiembre de 2008. Forcejeo. El acusado amenazó con matarla si no accedía a lo que le pedía
A. PRADA

El Ministerio Público solicita siete años de prisión para el acusado de violar a una joven francesa en 2008, en las inmediaciones del Puente Romano. De esta forma, el imputado ve rebajado en tres, los años que le pedía en un principio.

Los hechos por los que el joven I.C.J.F. se sentó ayer por la mañana en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Salamanca ocurrieron en torno a las 02.00 de la madrugada del día 28 de septiembre de 2008.

Según relató el Ministerio Público, en esa noche, el imputado abordó a una joven francesa, cuyas iniciales corresponden a D.M.F.R., que por aquel entonces tenía 21 años, en el paseo Rector Esperabé, con la calle Santiago, en el barrio de La Salle. La joven, al principio, hizo caso omiso al varón, cuando éste le llamó la atención en la calle. Por eso, ante la insistencia del hombre, D.M.F.R. empezó a correr en mitad de la oscuridad y en una calle totalmente vacía a esas horas. Corrió hasta que le dio alcance ya próximos a la Casa Lis. En ese momento la golpeó, la tiró al suelo, la arrastró del pelo hacia unos arbustos, le tapó la boca y le insultó, sin que nadie puediera ayudarle.

Durante el forcejeo, I.C.J.F. finalmente violó a la víctima. En un principio le obligó, en mitad de esta lucha, a hacerle una felación y posteriormente y tras obligarla a abrazarle, mantuvieron una relación sexual no consentida, eyaculando en el interior de la vagina. El varón, según los hechos relatados en el juicio, le decía que “si no accedía a lo que le pedía la iba a matar”.

Posteriormente, se vistió y se marchó del lugar. La chica, por su parte, se fue a su casa donde se duchó y llamó a la Policía.

El imputado y su defensa mantuvieron el silencio y la conformidad en todo momento, aceptando así los siete años de condena que le solicitan. De esta forma, rebajan en tres, los años para este acusado que pasará a ingresar en la cárcel.

La agredida finalmente no fue a declarar, no obstante, en el juicio, y ante esta posibilidad de que no fuera a declarar la víctima, la Fiscalía realizó una prueba anticipada.

Además, el imputado tenía en el momento de los hechos once antecedentes y tres requisitorias judiciales en vigor.