Órdago de Mañueco en la comisión de investigación de las guarderías: la convoca sin cambiar al presidente

Convocada para el martes la comisión especial sobre el contrato de las guarderías sin que se haya cumplido la principal exigencia de la oposición: presidir esta investigación. Mañueco nombró de manera unilateral a su 'mano derecha'.

La comisión especial sobre el 'caso guarderías', la derivada de la implicación de Alfonso Fernández Mañueco en la 'operación Lezo', echará a andar el próximo martes aunque puede que no vaya muy lejos. El motivo es la decisión del equipo de Gobierno del PP de imponer a un presidente de su grupo político, designado directamente por el propio alcalde, y hacer de esta manera oídos sordos a la petición unánime de los grupos de la oposición que querían que la comisión la presidiera un concejal de la oposición, concretamente, del PSOE.

 

Este órdago del equipo de Gobierno puede llevar la comisión al bloqueo porque, a pesar de que el PP insiste en que quiere toda la transparencia para analizar este caso, no ha atendido la primera y principal petición de la oposición. De hecho, y muy al contrario, el PP ha utilizado la facultad del alcalde para designar presidente de comisión; según el reglamento el alcalde es quien elige la presidencia de todas las comisiones municipales, también las especiales, así que la normativa le asiste, pero es un mensaje contrario al de transparencia 'porque no tenemos nada que ocultar'.

 

De hecho, la reunión con la que se constituyó la comisión se centró única y exclusivamente en un arduo debate sobre su presidencia. El PP defendió que el alcalde podía nombrar a quien quisiera, y que había elegido a su 'mano derecha', Carlos García Carbayo; y PSOE, C's y Ganemos insistieron en que querían que la presidencia fuera de un concejal de la oposición. Así lo pidierion y así esperaban que se hiciera, pero no se hizo, motivo por el cual se levantaron de la mesa en pleno los tres grupos. El acta de aquella reunión es lo primero que hay que aprobar el próximo martes y, si no se hace, puede no seguir adelante.

 

La comisión especial de investigación sobre el contrato de las guarderías municipales pretende aclarar todo lo ocurrido en torno al proceso de licitación de este importante contrato. Como es sabido, el principal imputado por la 'operación Lezo', Ignacio González, fue grabado por la UCO en una conversación con su hermano, Pablo González, en la que aseguraba que Fernández Mañueco le había prometido a su socia, la dueña de Mis Pollitos, el contrato de las escuelas infantiles de Salamanca.

 

El alcalde mantuvo silencio durante días y sólo dio explicaciones en un comunicado en el que negaba la mayor y trataba de desacreditar las escuchas de la Guardía Civil. Fue obligado a comparecer en un pleno extraordinario, pero no dio más explicaciones que un discurso leído; de hecho, a las intervenciones de la oposición no contestó el propio alcalde, sino el portavoz del PP, Fernando Rodríguez. El PP ha defendido que no había nada en este proceso con el argumento, entre otros, de que no se había concedido nada a la empresa de Ignacio González y que la implicada ni siquiera se había presentado. Sin embargo, semanas después se supo que la empresa Mis Pollitos sí pudo presentarse porque acudió a una visita previa a las instalaciones, el pasado día 25 de mayo. Además, el equipo de Gobierno entorpeció la información sobre las empresas que concurrieron.