Raúl Sánchez Prieto, profesor de la USAL: "Hay que prepararse para lo que pueda llegar el primer semestre"

Es profesor en la Facultad de Filología y asegura que la experiencia está siendo positiva y destaca la respuesta de los alumnos, ya que todos se conectan a sus clases.

Raúl Sánchez Prieto, profesor de la USAL

El coronavirus ha revolucionado todos y cada uno de los aspectos de la vida cotidiana. Distancia social, teletrabajo y confinamiento son las reglas que hoy rigen la vida de una buena parte de la humanidad y han cambiado la forma de ver el mundo, de relacionarnos con los demás, de trabajar y de aprender. Y la universidad no se ha sido ajena a esta situación.

 

La declaración del estado de alarma provocó la suspensión de las clases presenciales en todos los niveles educativos y comenzó un periodo de educación telemática inédito hasta la fecha. Tocó adaptarse a las circunstancias y continuar con los estudios, un periodo no exento de complicaciones pero que ha supuesto un reto para profesores y alumnos.

 

Raúl Sánchez Prieto, profesor de lengua alemana en el departamento de Filología Moderna de la Facultad de Filología de la Universidad de Salamanca cuenta su experiencia al frente de una asignatura durante este atípico cuatrimestre. "La experiencia está siendo mucho mejor de lo que esperaba, es cierto que ha habido algunos problemas de conexión, fallos técnicos que impedían que algunos pudieran conectarse, algunas herramientas que no eran adecuadas, pero este cuatrimestre imparto una asignatura optativa y todos los alumnos se conectan casi todos los días".

 

De esta forma, las clases se imparten casi con normalidad. "Respeto el horario y los días de clase pero en vez de en el aula se imparte en la red. Yo les facilito a mis alumnos un enlace, entran en la sala y pueden verme y oirme y yo puedo verlos y oirlos casi como si fuera presencial. Me pueden interrumpir, preguntar y yo puedo mostrales a través de mi pantalla mis presentaciones".

 

Sobre su experiencia en esta nueva modalidad telemática asegura que "es más lenta en lo que todo el mundo se conecta pero el feedback es positivo. No hemos perdido ningún día de clase y las tutorías también se hacen de forma virtual. Algún día hemos tenido algún pequeño problema pero se ha solucionado bien".

 

La asignatura que imparte el profesor Sánchez Prieto cuenta con 15 alumnos y asegura que sobre esta nueva etapa "no tenía muchas expectativas porque nunca me había enfrentado a esta situación pero no esperaba que fuera así, es cierto que esperaba que los alumnos se conectaran menos".

 

Ahora se acerca el fin de curso y el momento de la evaluación, un periodo "incierto". "Aunque tenemos información, el proceso de evaluación es incierto. Sabemos qué hay que hacer pero no sabemos cómo hacerlo porque es una situación en la que no tenemos experiencia. Haremos exámenes online en los que yo veré y oiré a los alumnos". No obstante, "hay que fiarse de los alumnos, si no nos fiamos no habría evaluación y sería solo con trabajos".

 

Incierto también es el futuro. El desconocimiento sobre cómo puede evolucionar el virus hace que el horizonte del próximo curso académico sea una incógnita. Es previsible que el curso pueda comenzar más o menos con normalidad, sin embargo "estamos realizando materiales y otro tipo de presentaciones para que el estudiante pueda trabajar y contar con ello para realizar actividades desde casa. Hay que prepararse para lo que pueda llegar el primer semestre del próximo curso".

 

En este sentido, cree que esta experiencia va a cambiar la forma de impartir las clases en el futuro. "La docencia va a cambiar y se va a fomentar el aprendizaje mixto con más actividades online. Pero sigue siendo imprescindible el contacto directo y presencial entre alumno y profesor. Ahora los estudiantes están aprendiendo que ellos mismos se pueden organizar, están aprendiendo a ser más autónomos pero sin la presencialidad es imposible llegar al mismo nivel de aprendizaje".

 

Una situación atípica para todos y que, para el profesor, "está funcionando porque hay información. Decanato y la Universidad se están implicando para que esto salga adelante y estamos teniendo reuniones online para gestión y reuniones de coordinación de forma telemática y están funcionando muy bien". No obstante, reconoce que esta situación genera algunos inconvenientes importantes, "especialmente porque no tenemos acceso a las bibliotecas. El mayor problema no es tanto la docencia, sino la investigación porque no tenemos acceso a todos los materiales, no todo está en internet".

Comentarios

Echa la cuenta 03/05/2020 11:07 #1
¿De qué semestre hablas? Cada periodo docente es de 15 semanas, menos de cuatro meses

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: