Raphael reúne a 5.000 personas para su concierto navideño y consigue que las redes sociales ardan
Cyl dots mini

Raphael reúne a 5.000 personas para su concierto navideño y consigue que las redes sociales ardan

Imagen del concierto de Raphael en Madrid este 19 de diciembre. Foto: Twitter

El artista ha celebrado un concierto en un recinto a un tercio de su capacidad habitual y con estrictas medidas, incluída la renovación del aire interior, pero ha generado críticas por la reunión masiva.

Las redes sociales llevan horas revolucionadas con las imágenes del último concierto de Raphael, el clásico recital navideño del artista en el que ha reunido a 5.000 personas, una cifra que ha generado controversia. En plena pandemia y con estrictas normas para reducir grupos y evitar contagios, la masiva reunión ha provocado recelos y muchas críticas.

 

El concierto se celebró el sábado 19 de diciembre por la noche en el Wizink Center, uno de los recintos con mayor aforo de entre los habituales para las actuaciones musicales en España. Su aforo para conciertos oscila entre los 15.500 y los más de 17.000 espectadores en condiciones normales, pero ha quedado reducido a los 5.000 que accedieron al concierto de Raphael.

 

Según la organización, y como se puede ver en las fotos que el recinto ha colgado en redes sociales, para poder celebrarlos se ha recurrido a una doble separación entre butacas, mascarillas para todo el público y estrictas medidas: acceso escalonado, toma de temperatura a la entrada, alfombra desinfectante y renovación del aire cada doce minutos. Además, antes del concierto todo el personal de la organización se sometió a un test de antígenos. Con estas medidas, la organización quería demostrar que es posible recuperar la cultura de manera segura a pesar de la situación epidemiológica. El concierto tendrá este domingo una segunda sesión para otras 5.000 personas.

 

 

 

Sin embargo, las críticas no han tardado en llegar. En redes sociales, en respuesta a la propia organización, muchos han lamentado que en un momento en el que las reuniones están limitadas a seis personas en buena parte de España y cuando se está cuestionando con cuántas personas nos vamos a poder reunir, incluso de la familia, se celebren eventos masivos.