Rafa Nadal busca saborear de nuevo la gloria verde en un Wimbledon de máxima exigencia

Rafael Nadal

El tenista español Rafa Nadal intentará ser de nuevo candidato a la conquista de Wimbledon, tercer 'Grand Slam' de la temporada, la gran cita sobre hierba de la temporada que históricamente más se le ha resistido.

El All England Tennis Club alberga del 1 al 14 de julio el mejor torneo sobre una superficie que es la que da más opciones en el circuito, con sus tradiciones especiales y rigurosas, y donde el balear se presenta desde este martes en su debut como la mejor opción para la 'Armada', aunque haya sido Garbiñe Muguruza la que mejores resultados haya conseguido en los últimos años.

El de Manacor se presenta en Londres con su duodécima corona de Roland Garros ya puesta y en busca de aspirar a realizar el tercer complicado doblete de su carrera entre la arcilla roja parisina y la hierba inglesa. Lo logró en 2008 y 2010, años de su mejor época en Wimbledon, y ahora aspira a hacerlo una vez más para emular un hito sólo logrado por el mito sueco Bjorn Borg, que encadenó el dominio París-Londres en tres años de forma consecutiva de 1978 a 1980.

Sin embargo, al ganador de 18 'grandes' se le han resistido las finales en la capital inglesa desde que en 2011, con derrota ante Novak Djokovic, jugase la última y por entonces quinta en seis años desde que se estrenase en 2006 frente a Roger Federer. Desde ahí, sólo la semifinal perdida el año pasado ante el de Belgrado brilla en su historial, marcado por las decepciones ante rivales teóricamente de menor nivel que le impidieron estar en la segunda semana del torneo.

Ahora, Nadal quiere volver a reinar en la hierba, avalado por su gran triunfo en París y por su físico, el cual ha vuelto a cuidar sin jugar nada oficial desde el pasado 9 de junio, salvo dos partidos de exhibición perdidos ante el croata Marin Cilic y el francés Lucas Pouille, para tomar contacto antes de un reto que exigirá su mejor nivel.

No tuvo suerte el manacorí con el sorteo del cuadro, ya marcado por la decisión de la organización de quitarle la condición de segundo favorito para otorgársela a su 'rey', Federer, en virtud de sus últimos resultados en hierba. Así, un debut en principio sencillo ante el japonés Yuichi Sugita, clasificado desde la previa y 258º del mundo, podría dar paso a un camino lleno de dificultades, sobre todo en un segundo partido que le podría cruzar con Nick Kyrgios.

El díscolo jugador australiano fue uno de los que le ha impedido llegar lejos en Wimbledon en estos últimos siete años, eliminándole en los octavos de 2014, y este año ya le apartó en Acapulco, en un partido marcado por las ya demasiado habituales excentricidades del de Canberra, crítico recientemente con la figura del español. Pero a Kyrgios le seguirían posibles cruces con Jo-Wilfried Tsonga o Denis Shapovalov, y un peligroso potencial octavo de final ante Cilic, subcampeón en 2017.

El austriaco Dominic Thiem, al que volvió a cerrar la puerta de la gloria en París, sería por ranking el hipotético rival en cuartos, la última puerta antes de repetir unas semifinales donde el principal favorito es Federer, arrollado por el balear en la penúltima ronda de Roland Garros y que no se ve con el español en la hierba londinense desde la extraordinaria final de 2008 que coronó por primera vez al español.

El veterano tenista suizo, que aventaja en dos 'grandes' a Nadal (20-18), parte de nuevo como uno de los favoritos a ganar el que sería su décimo título, avalado porque se mueve mejor que nadie en esta superficie y por su conquista reciente en Halle (Alemania). El cuadro fue mucho más benévolo con el de Basilea, que apenas tiene enemigos de gran peligro hasta las semifinales y que busca tomarse la revancha de lo sucedido del año pasado, cuando se vio sorprendido a las puertas de una nueva final por el sudafricano Kevin Anderson.

A su lado, el serbio Novak Djokovic, número uno del mundo y defensor del título, también parte en primera línea para optar a su quinto trofeo en el All England Club donde en 2018 inició una nueva era de dominio, frenada sin embargo desde que arrasase a Nadal en la final del Abierto de Australia. El de Belgrado, que tampoco ha jugado desde su derrota en semifinales de Roland Garros, tampoco tiene un cuadro excesivamente complejo.

El resto de nueve españoles intentará brillar y llegar lo más lejos posible, encabezados por un Feliciano López, con ganas renovadas después de haber conquistado la prestigiosa antesala que suele representar Queen's, en individuales y en dobles junto a Andy Murray, protagonista también del torneo porque volverá a jugar, en el cuadro de dobles, seis meses después y en la que puede ser su despedida, tal y como anunció él mismo en Melbourne (Australia).

MUGURUZA QUIERE VOLVER A BRILLAR EN LONDRES

En cuanto al cuadro femenino, que celebra los 25 años de la victoria de Conchita Martínez ante Martina Navratilova, Wimbledon se presenta con una incógnita aún mayor de lo habitual después de cómo se está desarrollando la temporada, sin una gran dominadora clara. En este panorama espera brillar Garbiñe Muguruza, la mejor baza española, aunque su año no hace que los pronósticos sean excesivamente positivos.

Pero la hispano-venezolana ya ha dejado claro que es capaz de hacerlo muy bien en la hierba londinense con dos finales en las últimas cuatro ediciones y el título de hace dos años ante Venus Williams. La de Caracas también ha decidido no jugar en esta superficie desde su adiós en Roland Garros ante la estadounidense Sloane Stephens y su principal preocupación es que su caída en el ranking le hace tener rivales de potencial ya muy pronto.

Muguruza, vigesimosexta favorita, debutará ante la brasileña Beatriz Hadda Maia, 121ª del mundo, y ya en tercera ronda podría tener a la nueva número uno del mundo, la australiana Ashleigh Barty, que está jugando muy bien. Si logra avanzar hacia la segunda semana, nombres como los de Belinda Bencic, la actual campeona Angelique Keber o la excelsa Serena Williams aparecen en su horizonte.

La campeona de 2017 no acudirá sola a esta cita y estará acompañada por la canaria Carla Suárez, la castellonense Sara Sorribes y la catalana Paula Badosa, ésta clasificada desde la previa y que afrontará su segundo 'Grand Slam' tras haber debutado este año en Australia.