Rafa Iglesias: "Ahora mismo solo pienso en el día 1 de marzo, porque la Media Maratón es especial"

Rafa Iglesias (Foto: María Pedrosa)

Rafa Iglesias fue, es y posiblemente sea un referente en el atletismo salmantino. Tras ganar hasta en tres ocasiones la Media Maratón, recuerda su etapa como profesional y aconseja a las futuras y presentes generaciones: "El correr nos tiene que aportar y nunca restar, eso es lo más importante"

Después de tanto tiempo en el atletismo de máximo nivel, Rafa Iglesias vuelve a recuperar sensaciones y, sobre todo, la esencia que un día le vio al atletismo: "Disfruté del atletismo de élite y me encantó, es una etapa de mi vida que la recuerdo con mucho cariño, pero siempre tuve una estabilidad económica. Me saqué las oposiociones y después de ello me pedí una excedencia. Cuando llegué al punto máximo de mi carrera fue después de tener una estabilidad laboral y solo pensaba en correr, pero esos cuatro años tenía los suficientes ingresos, para pagar la hipoteca y solo me dedicaba a ello. No tenía que correr carreras populares y tenía muy claros mis objetivos". 

 

¿Qué ocurrió después? "Empiezas a ver dos kilos más y otros dos...y solo salía a correr algún día a la semana con los de mi club, pero el círculo vicioso te lleva a que vas a salir a correr y vas a sufrir, así que días que llueve te quedas en casa y haces otra cosa, pero lo que no haces es salir, porque sabes que lo vas a pasar mal. Toda tu vida has ido muy ligero, empiezas a ver tiempos que no te gustan y no encuentras la motivación necesaria para seguir. Si quería disfrutar y correr con amigos lo hacía, pero para no sufrir". 

 

¿Hasta que punto es importante en estos casos la faceta psicológica? "Al final lo que cuenta es el aspecto físico, pero el aspecto psicológico va unido a lo que tu cuerpo te hace sentir. Nadie necesita un psicólogo en las etapas buenas, tu cuerpo está bien igual que tu mente y todo te sale bien. El problema llega cuando eso no sale, cuando las cosas no te salen y el cuerpo, además de la mente, te lleva a esos buenos recuerdos. Eso es lo más complicado. En mi caso fue una decadencia paulatina, poco a poco fui comiendo peor, me quedaba en casa los días que llovía...pequeñas cosas que van bajando el rendimiento", reconoce.

 

Este año, ¿cómo llegas a la Media? "No entreno todos los días y solo pienso en peso ahora mismo. He estado tres años parado prácticamente y llevo preparándome la carrera un mes y medio. He cogido 20 kilos desde que dejé el atletismo de élite, me he quitado ya siete, pero me quedan otros 13. Puedo pensar en el año que viene, pero tampoco es mi obsesión correr y competir, ahora mismo mi objetivo es perder peso. Vi en la báscula 80 kilos, la analítica del trabajo decía que tenía el colesterol alto y me dije a mí mismo que eso no podía ser. No me valía la ropa...en el trabajo no me valía el uniforme...". 

 

¿Cómo vives la Media Maratón de Salamanca desde fuera? "En realidad, creo que nunca me he ido. Correr en Salamanca para mí siempre ha sido muy especial y siempre que he podido he corrido. Soy salmantino y me encanta correr en mi ciudad. Desde que me retiré he participado en todas las carreras y lo seguiré haciendo mientras que pueda, pero sin agobiarme, donde llegue y sin obsesionarme", reflexiona. 

 

"La Media Maratón de Salamanca es una carrera que tiene un equilibrio a todos los niveles"

 

¿Qué tiene esta carrera en comparación con otras medias maratones de la ciudad? "En primer lugar, su organización está formada por personas de todos los clubes de Salamanca, lo que te permite unir varias ideas. Además, es una carrera humilde que no busca el ánimo de lucro, lo que hace que su principal objetivo sea ofrecer un buen servicio a los corredores y llegar a ser una carrera importante en Salamanca. Se valora mucho el dorsal, mientras que podrían sacar mucho más participantes, prefieren no dejar dorsales libres y creo que es lo correcto. El dorsal tiene que tener cierto valor y además con una cuota asequible. Al final, es una carrera que tiene equilibrio a todos los niveles", considera el ex maratoniano. 

 

A nivel de competición. "Está claro que en Salamanca no se puede batir el récord del mundo, porque no es una ciudad llana, ni está a nivel del mar, pero el circuito que está se adapta al resto de los ciudadanos. Podría ser mejor, pero lógicamente hay que pensar en el resto de la ciudad, no solo es para corredores. A mí es una carrera que me encanta, a la que le guardo un cariño muy especial. La verdad es que se me vienen recuerdos a la cabeza de los tres años que gané o pequeños detalles como cuando bajas del Zurguén y te cruzas con el resto de participantes...Al final te entran ganas de que llegue, yo ya solo estoy pensando en el día 1 de marzo, porque es especial, reconoce el salmantino. 

 

Rafa Iglesias durante un entrenamiento en Las Pistas del Helmántico, (foto: María Pedrosa)

 

Además, has entrenado con algunos participantes. "Cada día se hace un entrenamiento y se habla de una cosa y yo les hablé de lo que no quieren escuchar, de la carrera continua. Creo que uno de los principales errores es el no saber fraccionar. Lo primero que hay que tener es una base de resistencia y después ya haces las cosas que más molan, las series y lo que tú quieras en la pista del Puente Romano. El principal error del corredor popular es que compite los cuatro días que sale a entrenar, pero cuando hay que hacerlo es una vez al mes. Hay que fraccionar los entrenamientos y la carrera continua tiene que ser un trabajo cómodo". 

 

En época de running, ¿demasiada información? "Existe mucha información, pero mis consejos siempre son los mismos. Que no se nos olvide que correr es un hobby y que ya tenemos suficientes penurias en la vida diaria, como para que encima nos generamos más con el atletismo. Creo que lo mejor es ponerse en manos de alguien en el que confíes y no tengas que pensar más allá. Él es el que sabe y el porqué, y tú tienes que llevarlo a cabo, el resto son riesgos para hacerte daño", recomienda el ahora también entrenador. 

 

¿Cómo se disfruta del 'running' y de este tipo de carreras? "Creo que de primeras no se disfruta. El correr tiene varias facilidades y la mayor es que es el deporte más sencillo, además de que las mejoras llegan rápido. El correr tiene algo muy bonito y es que dentro del mundo loco en el que cada uno vive, te permite sacar pequeño periodos para olvidarte de todo. Eso sí, tienes que aprender a sacarle la esencia y el jugo en todo momento. El correr nos tiene que aportar y nunca restar, eso es lo más importante, tanto en el atletismo profesional como popular", finaliza. 

 

 

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: